Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

Mientras el pueblo de Veracruz se aprestaba a festejar el cambio de gobierno, las malas noticias no dejaron de llegar, la de mayor relevancia fur la renuncia del gobernador del Banco de México Agustín Carstens, producto de la áspera relación con el gobierno federal.

Mire usted, con bombo y platillo el PAN y el PRD dejaron de ser oposición en Veracruz para convertirse en los partidos en el poder y su máximo exponente, el ahora gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, opositor de tres sexenios en enfrentamiento abierto con los gobernadores en turno.

Justo es reconocerlo, de no ser por la decidida y valiente lucha personal de Yunes Linares con sus tres antecesores, jamás este pueblo se hubiera imaginado todo lo que ahora está conociendo, es por ello que el triunfo de la alianza es justamente el triunfo de los ciudadanos que decidieron usar su voto para derrocar a un anquilosado y corrupto sistema priista.

Y señores de los partidos PAN y PRD, no se cuelguen medallas ajenas, la lucha del hoy gobernador fue solamente contra el sistema corrupto, pero también contra los dirigentes partidistas corruptos a los que desde el DF obligaron a ir en alianza, aunque ahora estén ahí trepados cínicamente en el trebejo de la democracia.

Es obvio que el hoy detentador del poder no viene de júpiter ni de saturno, mucho menos de plutón, es de este mundo y como terrícola, una vez más logró maicearnos con eso de “la noticia que iba a cimbrar a todo México” y nos la quedó a deber, pero no importa, aguantamos vara.

Pero como en este país ya hasta da miedo amanecer y enterarnos de las noticias, nos tuvimos que desayunar la nota cimbradora que provocó la renuncia del gober del Banco de México Agustín Carstens y déjenme decirles que no es para menos.

Desde hace dos décadas, Carstens ha sido el economista que todo gobernante quiere tener a su lado aunque ocupe mucho lugar en el espacio y por ende en las fotos; se lo peleó Fox, estaba palabrado con el Peje si el tabasqueño ganaba la elección, pero como no se la dieron las endiabladas instituciones prianistas, entonces le aceptó la secretaría de hacienda con Calderón, quien luego lo sembró en el banco de México y en este sexenio, Carstens no paró de recomendar al gobierno de Peña Nieto que le bajaran al gasto corriente, que redujeran sus excesos, pero nunca le hicieron caso.

La gota que derramó el vaso, fue el excesivo gasto que se autorizaron vía sus lacayos de la cámara de diputados y el asunto de la austeridad quedó pendiente, porque los diputados se hicieron de la vista gorda y a cambio fueron hasta premiados.

Carstens a quien los empresarios de México y los propios gobernantes ven como una voz que de verdad hay que escuchar para asuntos de macroeconomía, finalmente anunció su salida, porque según, se va a ocupar la Gerencia General del Banco de Pagos Internacionales ¿Madre santa y eso qué es? Pues los muy chipocludos dicen que es un cargo muy importante. Mmmm.

Agustín Carsten y toda su humanidad, se va no sin antes dejar a los reporteros una frase que pone los pelos de punta: “Qué bueno que hacen esta pregunta del capitán a punto de bajarse del barco en medio de la tormenta. Para empezar, voy a estar aquí siete meses más todavía y espero que la tormenta no dure tanto”. Ah caray, se antoja grave lo que está pasando en el país, sin duda esa si fue la nota cimbradora porque Carstens se va en un momento en que los embates de Donald Trump ya se ven y eso que todavía no toma posesión.

En medio de tanta nota mala, destaca otra que también compite como la peor nota del día, esa de que le aumentaron 7 pesos al salario a los trabajadores, es decir, les dieron a los obreros el equivalente a un pasaje de estudihambre en un norte-sur, abrón, para que me entienda, le aumentaron apenas dos blanquillos y un bolillo diario, porque los 80.04 pesos diarios de salario no alcanzan ni para tres caguamas domingueras pa ver la final.

O sea que si Duarte y el ramillete de gobernadores priistas y panistas no acaban con los mexicanos a los que dejan en la miseria, estos del gobierno federal y la comisión de salarios mínimos junto con diputados y todos los partidos si los van a matar de hambre.

Por eso le digo, como lo decía el “jefe” Diego: “Que no haya ilusos, para que no haya desilusionados”, el 2017 de veras que amenaza con ser de terror por todos lados.

LAS BREVES DE LA CONURBADA

Previo a su informe de labores, el flamante diputado del PAN Paco Gutiérrez de Velasco dijo que el barco-restaurante “Guanajuato” del malecón boqueño podría chatarrearse porque los 10 millones que gestionó para su mantenimiento, el Chikis se los gastó en otra cosa, luego criticó a los alcaldes que tomaron Palacio de Gobierno, cuando de promnto, recibió la llamada que no cimbró a todo México, pero que sí cimbró al Paco, porque tuvieron que untarle un bálsamo porque no dejaban de temblarle las canillas.

A la puerta del negocio del ex diputado José Ramón Gutiérrez de Velasco, justo cuando su chofer y su amigo el empresario inmobiliario y gasolinero Pedro Tiburcio llegaban del Banorte donde habían retirado una fuerte suma, los amantes de lo ajeno se les acercaron y los asaltaron, con la carrera que pegó el Mario seguro no lo alcanzaba ni Husain Bolt porque rebasó los 9.81 segundos en el cronómetro, al menos, ambos salvaron la vida y eso es algo que le agradecemos a dios ¡Ánimo!

De regreso de la toma de posesión del nuevo gobernador, el Secretario Técnico de Seguridad Pública José Luis Lagunes López sintió que otra camioneta blanca se le emparejaba, era nada menos que el ex diputado panista Oscar Lara junto con su inseparable escudero Paco Lorenzo, quien bajó el cristal y con señas le hizo entender al abogado que lo llevaba en su corazón. Ah caray, con este nuevo gobierno hasta los sentimientos cambian.

Comentarios a: vivirenelgolfo@gmail.com