Por José de Jesús Lazo Reyes

3 diciembre de 2016

Corrían los dos primeros años de la administración de Javier Duarte, y un día platicando con él le dije,”señor gobernador, disculpe mi intromisión, pero no se fíe de sus secretarios, le están haciendo un mal, se están robando todo, no lo digo yo me llego esa información de oídas, y quienes lo dicen es gente cercana a su administración, incluso trabajan para usted”…. No me hizo caso, pasó el tiempo las cosas o iban bien en el estado, no había obra, había anuncios de crecimiento de empleos etc, y sus mentiras eran creídas por el mismo, se volvió un mitómano, el primer paso para crecer a la locura.

Pasó un año más de esa platica y otro de esos días que vino a Córdoba le dije una vez más, ” señor gobernador dese cuenta de la realidad su gobierno está demasiado mal, vea analice, sus amigos siguen robando, es el primer círculo véalo y tome cartas en el asunto” tampoco me hizo caso, se enojo no me dijo nada y se fue, a un político muy allegado a él le dije que asesora a sus jefe que le dijera lo que habría que hacer, y  le reclame porque tenía asesores que ganaban más de un millón de pesos mensuales, como Enrique Harry Jakson quien fuera presidente del Senado, para que si ni lo asesoraba bien, y tanto que ganaba, en plan de burla le dije que yo le cobraba menos y que me diera chance de darle un asesoramiento, hasta el más ignorante se hubier dado cuenta estando a su lado que tarde o temprano le iría mal.

Otra cosa que le dije y se lo dije claro al Tercer año de sus gobierno, “señor gobernador, no defienda a sus amigos al final lo van a traicionar y lo van a dejar solo, nadie lo va a defender y nadie va a sacar la cara por usted, todos se están volviendo multimillonarios, está a la vista”, tampoco me hizo caso, en esta ocasión se lo dije porque me pidió de favor que no MADREARA a su compadreo a Marco Antonio Aguilar Yunes, ya que sería el candidato del PRI a la diputación por Córdoba, le dije por supuesto que no podía hacerlo, mis publicaciones están fundamentadas de lo que publique del actual diputado federal, quien ahora quiere ser candidato a la ala cálida de Córdoba.

Duarte lo sabía , sabía que saldría mal, no sólo yo otro compañero le refrendó la misma historia, nunca hizo caso, ya estaba al borde de la locura, no se le puede llamar de otra forma, hoy Duarte es prófugo de la justicia, y seguramente se acordara de mí porque no me gusta decir te lo dije, pero se lo dije.

Esto es una de las muchas pláticas que sostuve con el, iré platicando algunas de estas y de otros temas, pláticas y cosas que me dijo cuando cada vez que lo veía le reclamaba su mal actuar.

Mañana,  lo que hablamos en torno a algunos de sus colaboradores más cercanos y amigos cordobeses, y el porque no hay la tan preciada autopista jalapa-Córdoba en donde el estado no invertiría un solo peso.