Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

Sin pegar aun un solo ladrillo, el Presidente Electo de las Estados Unidos Donald Trump tiende una barrera económica a México, amenazando a las empresas estadunidenses que pretendan abandonar su país para instalarse en territorio nacional.

A diferencia de los políticos mexicanos, el empresario norteamericano ha demostrado congruencia ante lo que dijo en campaña y lo que hace, aún sin rendir protesta como presidente del país más poderoso de la tierra.

Durante el fin de semana, luego de visitar varias fábricas norteamericanas y platicar con obreros estadunidenses, Donald Trump amenazó con utilizar toda la fuerza del estado contra empresas gringas que pretendan instalarse en México, para luego vender sus productos en los estados unidos.

Calificó ese acto como desleal contra el pueblo norteamericano y anunció que impondría fuertes sanciones, así como aplicar un impuesto del 35% a los productos vendidos en Estados Unidos, sobre cualquier empresa que haya despedido a trabajadores estadunidenses para construir una fábrica o planta en otro país.

El mensaje de Donald Trump a sus conciudadanos es claro, abatir el rezago social incentivando la creación de empresas, proteger la mano de obra norteamericana, fortalecer las empresas que ya existen y retener a las que pretendan mudarse a otro país incluso por medio de la fuerza del estado, así como proteger la sobaría norteamericana de los embates comerciales internacionales, en ese sentido, considera el Tratado de Libre Comercio como un  compromiso comercial que beneficia a México y perjudica a los Estados Unidos, por lo cual pretende desaparecerlo una vez sentado en la silla que dejará Obama.

Y yo le pregunto a usted ¿Es malo para un pueblo que su presidente se esfuerce por protegerlos? ¿Es bueno que llegue al poder un empresario y no un político? Donald Trump parece ser muy malo para México pero ¿Acaso también es malo para los estadunidenses?

¡Por supuesto que no!.. Para los estadunidenses Donald Trump es bueno, es un empresario acostumbrado a pagar salarios de miles de familias, pagar impuestos a los políticos que solo saben estirar la mano.

Y mientras tanto… ¿Qué hacen los políticos en México? Mire usted, los políticos y gobernantes mexicanos están pasmados ante un brutal cambio que se avecina con 3 millones de deportaciones y posiblemente, la intervención de las remesas de dinero que los indocumentados mandan a sus familias, convirtiéndose este ingreso en la entrada más importante para el país, con 26 mil millones de dólares al año.

Acá solo hemos escuchado discursos, discursos y más discursos llamándonos a la unidad de los mexicanos, pero a los trabajadores en México solo les incrementaron 7 pesos diarios al salario mientras ellos no se aprietan el cinturón y cada día gastan más dinero en ellos y sus familias.

¿Qué clase de unidad quieren los políticos? ¿Qué están haciendo para soportar la andanada de cambios que se vienen de los Estados Unidos?

Al contrario, en el presupuesto de egresos 2017 el gobierno tiene autorizado más gasto y los diputados se incrementaron percepciones, como ese aguinaldo de 700 mil pesos para este diciembre y 18 millones de pesos para obras en estados y municipios, con los cuales garantizar su diezmo.

Y por si fuera poco, los tres principales miembros del gabinete, Nuño, Meade y Chong andan más que entretenidos por ver quién gana la presidencia de la república, mientras acá abajo los mexicanos sabemos que estamos metidos en serios problemas.

Y otra vez le repito, le insisto, le ruego que abra los ojos de una vez por todas y reconozca que los políticos no van a cambiar, eso solo lo logrará usted cuando se dé cuenta que el poder radica en el pueblo y no en los políticos.

Por lo pronto, los estamos a unos días de ver qué pasa con la relación México-Estados Unidos, una vez que Trump asuma el poder.

ENSALADA DE LOCOS

El problema para los mexicanos, no solo es Donald Trump, sino el ya numeroso grupo de estadunidenses que hablan, piensa y actúan como él y que ya están a un paso de entrar a la casa blanca, tal es el caso del vicepresidente electo de los Estados Unidos Mike Pence.

En total abuso y uso de la fuerza, Pence reiteró que para asegurar la frontera de México se construirá un enorme muro que nosotros los mexicanos vamos a pagar. “Esa es una promesa de campaña de Trump y la vamos a cumplir” dijo el gringo.

Esto es tan claro como si su vecino decidiera construir una enorme barrera para ya no verlo nunca y además, que esa construcción la pague usted ¡Estos si no se andan con madres! ¿Y nuestros representantes? Bien gracias.

Comentarios a: vivirenelgolfo@gmauil.com