Números Rojos

Por Brenda Caballero

¿Recuerda usted cuando salió de la casa de sus padres? ¿O aún sigue viviendo con ellos?
Cuando nos vamos del hogar, generalmente es para buscar nuestra independencia, para formar una familia, para mejorar, o simplemente porque ya estamos cansados de los regaños y reglas de nuestros padres.
Aunque para decir Adiós, mínimo debemos ser autosuficientes económicamente hablando, pues de lo contrario, en un dos por tres regresaremos a la casa con la cola entre las patas.
Acá hay de dos: que nuestra familia nos reciba y nos apapache diciéndonos que nos necesita y casi-casi no puede vivir sin nosotros, o que de inmediato nos lance el reproche por regresar y que nuestras condiciones empeoren.
Bueno, existe una tercera opción y la más recurrida: La amenaza del irnos de casa.
Pero ¿a qué voy con todo esto?
A que ya hay rumores de que quieren independizar a Veracruz de la Federación.
¿Se imagina un Veracruz independiente?
Aunque la acción va enfocada en separar al Estado del Sistema de Coordinación Fiscal en razón de su voluntad soberana.
Pero ¿qué significa eso?
Que Veracruz se haría cargo del cobro de sus impuestos al ingreso, al consumo o a impuestos gravados de manera especial. Pero ¿tiene la capacidad para hacerlo?

Primero habría que voltear a ver el área de Recaudación que está en la Sefiplan, la cual no es por nada, pero no ha ejercido correctamente su función desde que estuvo al frente gente de Jorge Ramírez Tubilla, subsecretario de Ingresos y primo de Karime Macías. Incluso, el entonces subsecretario desmanteló toda el área a su cargo propiciando un caos desde su estructura y por ende una nula recaudación de impuestos. Recordemos que los impuestos estatales son:  Impuesto sobre  Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal (mejor conocido como Impuesto Sobre Nómina); Impuesto Sobre Loterías, Rifas, Sorteos y Concursos; Impuesto sobre Adquisición de Vehículos Automotores Usados (comúnmente llamado cambio de propietario); Impuesto Adicional Para el Fomento de la Educación (cobrado generalmente en cualquier pago al estado); Impuesto Estatal Sobre Tenencia o Uso de Vehículos (cobrado en el mes de mayo, si el contribuyente no pagó puntualmente el derecho vehicular).

La verdad, con tanto impuesto estatal y con la población que tiene el estado que los paga, Veracruz debería tener en sus arcas sus ingresos propios y no estar esperando a la federación para que venga a auxiliarlo.

Ahora, la idea de separación nace de que Veracruz no recibe de la Federación lo que debería, pues merece más de acuerdo a su aportación al Producto Interno Bruto Nacional, el que nos permite conocer anualmente el comportamiento y composición de las actividades económicas de los estados.

Pero ¿cuánto aporta Veracruz al PIB Nacional? Aproximadamente el 5 por ciento. Según datos del Inegi, ocupamos el lugar 28 de 32.  ¿Y cuánto aporta a la recaudación nacional? Un 3 por ciento.

No sé usted, pero estas cifras verdaderamente están muy por debajo de lo esperado para un estado de poco más de 8 millones de habitantes y con una enorme riqueza.

Según expertos en economía y finanzas, a Veracruz le conviene quedarse como está, pues recibe más de lo que aporta.

Entonces ¿Por qué esta idea de independizarse? Todo indica que por los tiempos políticos que se viven con la relación estado- federación; por lo que suena más como una medida de presión, como una amenaza para irse de casa, aunque no se cuente con la estructura ni con el dinero para poder ejercer labores recaudatorias de ingresos propios.

Claro, puede que al final se gane algo, algo como mejorar las condiciones del reparto. Unos milloncitos más…

Creo que no es el tiempo de que Veracruz deje la casa… y sigamos viviendo de “Papá Gobierno” un tiempo más.

caballero_brenda@hotmail.com

@NumerosRojos_BC