Vivir en el Golfo
Por Rodolfo Herrera
Como nunca antes en la historia del PAN, el dirigente nacional Ricardo Anaya Cortés, rompió con la imparcialidad interna y ya utiliza todos los recursos del partido, para promover su imagen personal, con miras a obtener la candidatura presidencial.
Anuncios espectaculares en las grandes ciudades, inserciones de prensa, cabildeos y lo más reciente, un spot de televisión en red nacional donde la principal promoción es su imagen personal.
En ese spot publicitario en horario estelar, aparece en primer plano un Ricardo Anaya denostando al PRI y al principal adversario de la clase política, Andrés Manuel López Obrador, que al momento se encuentra arriba en las encuestas.
Al final del promocional, Anaya le deja un mínimo espacio al logo del PAN y cierra con una postura ególatra, como si su sola presencia hubiera sido suficiente par obtener siete gubernaturas en las pasadas elecciones.
Y por si usted se pregunta ¿Dónde quedó el PRD, que se supone que fue en alianza con el PAN en esos triunfos de los que Anaya no hace mención?
Para Anaya el PRD prácticamente no existe, su presencia en la alianza es ínfima y se le ha negado su participación en los logros de la democracia.
Anaya en su calidad de dirigente, se ha negado a responder la pregunta sobre su intención de ser candidato de su partido a la presidencia de la república, aprovechando el posicionamiento que el blanquiazul ha obtenido en unos cuantos meses y pretende  que los ciudadanos y a la militancia de su partido, crean que los triunfos del PAN se deben a él y no al voto de los ciudadanos, alentados por el hartazgo ante los abusos de poder de la clase política priísta.
Por su parte, la esposa del ex presidente Felipe Calderón, Margarita Zavala, quien cuenta con la aceptación de los miembros activos del PAN, continúa en crecimiento tanto al interior como al exterior del panismo nacional. Imagen que Anaya no ha podido echar abajo, siendo hasta el momento su principal adversaria.
Con respecto al gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, quien pasó del “candidato viable” al político que sufrió la mayor desbandada en la historia del panismo, arreció en forma desesperada su promoción personal, al igual que lo hace su dirigente nacional Ricardo Anaya.
Sólo que Moreno Valle padeció además un fuerte revés, cuando desde la suprema corte se le ordenó que suspendiera su promoción personal como candidato y gobernador de Puebla en funciones.
A Rafael Moreno Valle se le vincula directamente con el ex gobernador prófugo Javier Duarte de Ochoa, cuando ambos aparecieron en la prensa de Puebla y Veracruz, luego de que firmaron un convenio para perjudicar a los ciudadanos de los dos  estados, para sancionar conjuntamente a los automovistas al través de las fotomultas, disposición a la que le dieron amplia difusión, por lo cual el poblano no es bien visto en la abultada militancia de Veracruz.
Los tres aspirantes del PAN no pierden de vista lo que ocurre en el estado de Veracruz, donde hay un gobernador panista que expone en la prensa nacional las miserias del priismo y la corretiza contra su antecesor Javier Duarte.
Por supuesto que en esa selección de candidatos panistas a la presidencia de la república, Veracruz será factor de decisión y su gobernador Miguel Angel Yunes Linares, sin ningún problema estará en condiciones de ocupar la silla que habrá de dejar Miguel Ángel Osorio Chong en la Secretaria de Gobernación, si es que el PAN regresa a Los Pinos.
Y eso, lo veremos en muy poco tiempo.
ELECCIONES EN VERACRUZ
Si las condiciones políticas no cambian, todo indica que será un Yunes quién obtenga la candidatura del PAN a la gubernatura de Veracruz para el 2018, el problema es cuál de los hermanos Yunes Márquez será, Fernando o Miguel Ángel, hasta el momento todos ubican al alcalde de Boca del Río como el viable para la gubernatura y el senador Fernando Yunes rumbo a la alcaldía del puerto Veracruz, pero
Ambos aún no se ponen de acuerdo, Fernando ha rechazado cualquier presencia en el puerto porque podría ir al gobierno y el alcalde boqueño rumbo al Senado de la república.
De otra forma, Fernando terminaría el Senado y tendría que saltar a la diputación federal, regresar a la diputación local o exponerse a quedar sin trinchera para apuntalar sus aspiraciones.
Esto aún no se define y las osas pudieran cambiar, el que está sintiendo demasiado frío y pasó a formar parte de los malqueridos, es el aún diputado Francisco Gutiérrez de Velasco, a quién la clase política panista dejó sólo en su informe y tampoco fue requerido al informe estelar del alcalde de Boca del Río, con eso se le ha advertido que no es bien visto para ocupar otra candidatura y su retorno al vecino municipio de Boca del Río también le ha negado, porque ahí el candidato amarrado es Humberto Alonso Morelli.
Ni modo Paco, pus pa lotra.