Aunque en la grabación de escasos segundo no aparecen los rostros de los cuatro agresores, sí se distinguen las placas de la camioneta Voyager (MMU-84-73).

Ana Gabriela Guevara criticó la violencia hacia las mujeres.
 Ana Gabriela Guevara criticó la violencia hacia las mujeres.

Luego de la agresión de la que fue víctima la senadora Ana Gabriela Guevara cuando circulaba en motocicleta por la carretera México-Toluca, el periodista Joaquín López Dóriga ha revelado un video grabado por una amiga de la medallista olímpica en el que se escuchan insultos.

Aunque en la grabación de escasos segundo no aparecen los rostros de los cuatro agresores, sí se distinguen las placas de la camioneta Voyager (MMU-84-73) en la que viajaban.

De acuerdo con la narración de Guevara, tras ser golpeada, los hombres agredieron también a su amiga Karina Rincón al percatarse de que los estaba grabando.

En entrevista con el periodista, la senadora explicó: “Venía de Valle de Bravo en mi Harley, me incorporaba en el puente que te introduce en la carretera Toluca- México, yo paso y me incorporo en la Autopista. Había un embotellamiento, se pierden carriles, se pierden reglas. Logro llegar al carril de alta y esta persona de la camioneta se baja al acotamiento y me tumba (…) Yo tengo media moto del carril, se baja del acotamiento y me tira. Le toco el cristal y le digo que se baje porque me rayó la moto. Me hace señas obscenas. Se bajan él y su hijo y me comienzan a ofender, nunca entablamos un diálogo, siempre fueron ofensas y se dieron los golpes. Su hijo también (ofendió y golpeó) y había dos personas que venían con ellos y me tumban. Me pegaron en las costillas y me tumbaron y me patearon”.


Al respecto de su amiga, añadió: “Ella viene de su lado derecho y por poco la tiro. Mi moto cae al pie de la suya. Ella piensa que el cuate se va a parar. Se baja y le dice ‘pégale, quítala’; él la arrastra con el coche y la comienza a golpear. Ella no se percata del todo y ella desvía el tráfico y cuando voltea me ve en el piso. (Karina) Graba mucho después porque había mucha gente que se bajó y gracias a eso me dejaron de golpear. Esta persona les decía que eran unos pendejos, que no se metieran. Una persona habló a la policía pero el tráfico era imposible”.

“No le podemos llamar otra cosa que cobardía. Que cuatro me tiren al piso y golpearme entre cuatro a patadas, no tiene nombre. Si lo tenemos que llamar violencia de género, es una chingadera que no tiene nombre, no es válido, no tiene nombre y menos entre hombres”, explicó Ana Gabriela.

Fuente: quien.com