Gobierno Municipal y estatal en franca confrontación

El Centro Noticias

Córdoba Ver.- Córdoba confirma ser una de las ciudades más inseguras y violentas de la entidad, en los últimos días se han incrementados los actos violentos, ejecuciones, desapariciones forzadas, robos y asaltos.

Ya se ha convertido en una constante para los cordobeses el enterarse de actos violentos, ahora la pregunta es cuantos muertos se registraron ayer, o a quien asaltaron esta vez, este ha sido el principal comentario de la ciudadanía, en lo que hasta hace algunos años era noticia y ahora es parte de la rutina que se vive en la entidad veracruzana.

La ola de asaltos y robos que se han desatado en los últimos días, es verdaderamente ofensiva, sobre todo para nuestras autoridades, antes reprochábamos a los que se fueron, ahora esperamos que la promesa de un nuevo gobierno nos proteja, pero lejos de esto la violencia se incrementa de manera inmisericorde día a día.

Es común saber la ejecución de alguna persona o el robo a restaurantes o negocios a plena luz del día, pareciera que los ladrones se burlan de las implementaciones de seguridad, ciudad o municipio que se anuncia blindaje pareciera que es una invitación para la delincuencia.

Mientras esto sucede en Córdoba, las autoridades municipales se han mostrado tibias, el alcalde Tomas Ríos Bernal no se ha impuesto para exigir una mayor vigilancia en la ciudad, ante la imposibilidad de que el mando único encabezado por su delegado Moisés Rodríguez, pueda poner orden y brindarnos la seguridad que se reclama y ahora se exige, se han contratado elementos del IPAX, quienes realizan rondines pero estos son insuficientes.

Las patrullas de la Fuerza Civil solo hacen recorridos eventuales, como actos de presencia, sin embargo ante los hechos registrados su tardía para presentarse en el lugar es manifiesta y hay quienes aseguran que ellos están de acuerdo y encubren a estas bandas delictivas.

En la zona se tienen elementos de seguridad pública, fuerza civil, marina y ejército, quienes actúan sin coordinación, semanalmente se registran reuniones de seguridad en las que se implementan estrategias, solo que de estas no se arrojan resultados positivos, demostrando así su ineficacia operativa.

La nueva administración estatal encabezada por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, ofreció que a su llegada las cosas cambiarían y la seguridad sería una de sus prioridades, pero esto ha sido una falacia, con su llegada la delincuencia se ha incrementado.

La confrontación que mantienen autoridades municipales y estatales, por diferencias políticas, está dejando en el abandono a los cordobeses, la intensión de municipalizar a la policía y tránsito en Córdoba, es solo el reciclaje y pago de compromisos, hay que buscar elementos comprometidos y certificados de lo contrario esta estrategia será contraproducente.

Por lo pronto habrá que definir quién es el responsable de la seguridad del municipio,  mientras esto no suceda seguiremos en manos de la delincuencia como hasta ahora, habrá que acostumbrarse a vivir con miedo.