Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

Vivir en el Golfo: Por Rodolfo Herrera

Está visto que para los ciudadanos existen dos economías, una de ellas la que plantea el gobierno con sus datos triunfalistas y la segunda, la realidad que vivimos la mayoría de  los mexicanos.

Y mientras el gobierno sale a presumir sus cifras macroeconómicas, los ciudadanos estamos haciendo verdaderos esfuerzos por salir de los compromisos de diciembre.

Y mire usted, vemos con horror las imágenes de Venezuela, donde a consecuencia de un gobierno populista, los venezolanos salen desesperados a hacer compras de pánico cuando se enteran que a algún supermercado llegan nuevos productos.

Ahí no importa si los ciudadanos tienen dinero o no, si tienen sus ahorros y guardaditos para poder comprar o no, ahí lo lamentable es que un pueblo tan rico colapsó a consecuencia de una pésima administración.

Ahí sí, el trinar del comandante que se le aparece al auto impuesto presidente Nicolás Maduro, es opacado por las masivas mentadas de madre de los ciudadanos a los que el populismo les falló.

En México las cosas no son diferentes, acá los establecimientos si están bien surtidos, pero el poder adquisitivo de la moneda se desplomó y con una devaluación tan brutal como la del peso frente al dólar,  pues la verdad da pánico salir de compras.

Imagínese usted, un grupo de mequetrefes entre vende patrias como los representantes sindicales, empresariales y de gobierno, se reunieron para analizar cuánto le podrían aumentar a los trabajadores y convinieron en unos 6 pesos de incremento salarial, a duras penas rebasamos los 80 pesos diarios.

Ahora haga usted de cuenta que está en el súper donde un guajolote congelado (porque ese es su nombre real) le cuesta

500 pesos si bien le va, una pierna de cerdo igual,  por el bacalao ni pregunte, mejor haga como los Jarochos de principio de siglo y váyase a la playa a salar la sierra pa medio poder igualar la receta dal Rudecindo.

Entonces ahí los 80 varitos no le sirven de nada, el turrón, las frutas secas, los dátiles, las nueces, las uvas, el vino, todo está reetiquetado y ni quien defienda al pueblo.

Los flamantes estadistas nos llevan directo a la bancarrota, el país va en picada y no se quieren dar cuenta que acá abajo la cosa está pa llorar

Ah pero eso si, ellos que son nuestros empleados, los regidores, los diputados, los senadores, los alcaldes, los gobernadores, los funcionarios, incluyendo a los diligentes y aplaudidores de los partidos políticos, estarán de manteles largos y usted que es el patrón, con la amorosa e insuperable ayuda de la jefa de la casa, modestamente le estará  dando de cenar a la familia.

Y es que mientras esa runfla de insaciables siga en los gobiernos, esto no va a mejorar.

Bien dice el empresario de Córdoba del ramo de la telas, Juan José Pérez López: “México es un país inmensamente rico y escuchamos que desde la conquista lo están saqueando y no se lo habían podido acabar, pero creo que ahora si estamos a punto de tocar fondo porque no hay dinero y por ello tampoco hay ventas, la cosa va muy mal”.

La pregunta es: ¿Hasta cuándo se van a dar cuenta los políticos de la verdadera situación que vivimos los mexicanos? La respuestas es muy simple, no van darse cuenta nunca porque ellos viven bien, siguen saqueando al país, siguen haciendo negocios con la patria y usted y yo vemos que esto no va a cambiar.

¿Tienen algún motivo para cambiar los políticos? ¿Verdad que no? Les va bien, viven bien y ganan bien, entonces no tienen motivos pa cambiar.

Por eso el cambio no está en ellos, está en nosotros y mientras los ciudadanos no cambiemos, ellos seguirán disponiendo de la riqueza de nuestro país.

Esa es nuestra triste realidad.

ROCÍO NAHLE EN EL HB DE XALAPA.

Mucho cuidado deberá tener el partido “Morena” de no dejar trepar al camión de la democracia a auténticos villamelones a las alcaldías en el estado de Veracruz, ayer en céntrico hotel HB de Xalapa, la capital del estado, se le aparecieron dos personajes para disputar la alcaldía de Boca del Rio, uno de ellos es Carlos Uscanga que trabajó de cerca con el ahora indiciado ex alcalde Salvador Manzur del PRI y, el otro es el empresario Antonio Hanna Gayeb, presidente de los inmobiliarios latinoamericanos e interplanetarios, la regla para los dirigentes de Morena  Rocío Nahle y Manuel Güerta Ladrón de Guevara es muy sencilla, si el candidato que designen viene de un partido político y no puede comprobar su modo honesto de vivir, pos es más de lo mismo y así no estamos hablando de un cambio de gobierno, sino de un cambio de amo como dice el presidente del Congreso Nacional Ciudadano Gilberto Lozano y creemos que la cosa no va por ahí.

Comentarios a: vivirenelgolfo@gmail.com