Washington, 19 de Diciembre, 2016.- El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, cenó con el magnate mexicano Carlos Slim, quien había criticado las posturas del republicano durante la campaña electoral, confirmó su equipo de transición este lunes.

Trump cenó con Slim el sábado en Mar-a-Lago, su resort en Palm Beach, Florida (sureste) y describió la velada como una “cena agradable con un hombre maravilloso”, reportó el diario The Washington Post, que cita un comunicado del presidente electo.

Una fuente cercana a Trump confirmó la cita en un correo a la Afp.

El encuentro constituye un viraje en la relación entre ambos hombres de negocios, quienes se criticaron mutuamente durante la campaña electora de Estados Unidos.

A mediados de octubre, Trump acusó a Slim, el mayor accionista del diario The New York Times, de montar un complot mediático en su contra encabezado por el periódico, que publicó relatos de mujeres que acusaban al magnate neoyorquino de manosearlas y besarlas años atrás sin su consentimiento.

En su momento, un vocero de Slim dijo que al multimillonario mexicano “no le interesa en lo más mínimo la vida personal” de Trump, pero a pocos días de los comicios lanzó una crítica contra las posturas proteccionistas que llevaron al empresario inmobiliario de 70 años a la Casa Blanca.

Trump ha planteado la posible salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que integra con México y Canadá, el bloqueo de remesas y la implementación de aranceles.

Slim subrayó que Estados Unidos “importa bienes de consumo de todo el mundo” y si Trump llegara a gravarlas con un impuesto estimado en 35 por ciento, “todas las compras aumentan 15 por ciento ó 20 por ciento, destrozaría la economía estadounidense con una inflación brutal”.

Pero tras los comicios, Slim, poseedor de la cuarta fortuna mundial, según Forbes, matizó su tono hacia el mandatario electo.

“Si Trump logra hacer crecer la economía estadounidense y los empleos, eso sería fantástico para México”, indicó Slim durante su participación en un foro en Ciudad de México, según medios locales.

Larry Rubin, presidente de la Sociedad Americana de Mexico y un enlace clave entre los funcionarios republicanos estadunidenses y los líderes mexicanos, opina que los Trump y su equipo están forjando un mejor entendimiento de interés económicos entre ambos países, refirió el Post.

“Lo que el presidente electo Trump quiere hacer al acercarse a la comunidad de negocios mexicana busca un impacto no sólo nacional sino regional con América Latina y busca abrir las puertas para las buenas relaciones de negocios en general”, opinó Rubin, que es uno de los candidatos a embajador para México de Trump.

Un amigo de Trump que habló bajó condición de anonimato opinó que el presidente electo “creía que Carlos Slim estuvo detrás de muchos de los problemas que sufrió (durante su candidatura)”. Añadió que Trump veía un beneficio en la cena que tendría con el empresario mexicano ya que “desea neutralizarlo”, indicó el rotativo.

En tanto Paulo Carreño, subsecretario para América del Norte, opinó recientemente que “hasta el momento no hay una mesa de negociación para discutir el Tratado de Libre Comercio con la próxima administración  estadunidense. “Mientras la elección de Trump ha presentado retos para México, el gobierno se mantiene “cautelosamente optimista” acerca de los prospectos para la relación bilateral, reportó el Post.

Fuente: LA JORNADA