Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

Vivir en el Golfo: Por Rodolfo Herrera

Cuando los diputados federales alzaron la mano para aprobar la reforma energética y autorizar la liberación en el precio de la gasolina, no pensaron en el pueblo, sino en quedar bien con el gobierno.

Y es que, como si no tuviéramos suficientes problemas y malas noticias, surgió el recordatorio de que el próximo año el precio de la gasolina estará sujeto a la ley de la oferta y la demanda.

Si hacemos memoria de qué fue lo que sucedió con este tema, recordará usted que con motivo de la reforma energética el gobierno federal al través de hacienda nos dijo que habría modificaciones en los precios de las gasolinas. Y efectivamente… Así fue.

Incluso hasta nos dieron una probadita, reduciendo el costo en 41 centavitos por cada litro de combustible y con eso el presidente Peña Nieto, el Secretario de Hacienda Luis Videgaray y todo el gabinete, se regodeó de que ésta administración había sido la única que había reducido el precio por litro.

Así le fueron bajando unos cuántos centavitos, lo que nos dio la falsa idea de que íbamos por bien camino, hasta que llegó agosto y todo se vino abajo porque nos regresaron a la triste realidad, le volvieron a subir 80 centavos y todo lo que habíamos recuperado se volvió a perder.

     “El pueblo de México se siente engañado con los aumentos al precio de las gasolinas y con ello se avecina una escalada de precios en diversos productos y servicios”. Vaticinó en aquel entonces el diputado federal del PES Gonzalo Guízar Valladares.

Pero las bondades de la reforma energética se desploman hoy, que estamos a un paso de cerrar el año y enfrentaremos la liberación en el precio del combustible  y por consiguiente, los incrementos en los precios de todo.

Y la cosa se pone peor, el diputado federal del PRD Julio Saldaña Morán, explicó que “el costo de la gasolina, desde luego que ahora con la liberación va a subir, su tendencia es llegar hasta los 20 pesos”.

Por si no fuera suficiente, nos restregó que la jugada del gobierno es adquirir gasolina muy barata y venderla más cara a ciudadanos, a los transportistas, a los industriales.

     Imagínese usted el panorama para el 2017 con Donald Trump en la presidencia de los Estados Unidos y sus 3 millones de paisanos deportados a México, el dólar acariciando los 21 pesos, el precio de la gasolina a 20 pesos por litro y el salario de los trabajadores, con apenas 6 pesitos de incremento diario.

¿En verdad cree usted que el panorama es bueno? ¿Les alcanzará a las familias mexicanas con esos salarios de miseria y los altos costos de la vida? ¿Resistirán los transportistas para no incrementar el pasaje? ¿CFE no aprovechará la oportunidad de elevar la tarifa? ¿Y el costo de los productos que importamos de Estados Unidos que son casi todos?

Me va a tener que disculpar, pero a mi juicio este podría ser el año más desastroso en la historia económica de México, muy superior a lo ocurrido con el “error de diciembre del 94”.

Estamos gobernados por tecnócratas, economistas, expertos en finanzas, educados en el extranjero y con sendos reconocimientos que suelen inventarse para la foto, pero a final de cuentas, ni usted ni yo vemos resultados positivos.

En todo caso, sigo preguntándome para qué tantos diplomas y cacareos, si vemos que los exquisitos y sus yupis de plano no saben manejar económicamente al país.

Como quien dice, lo lamentable ya no está por venir… Más bien ya llegó.

LA CEAPP DESLIGADA DEL GOBIERNO

En la toma de protesta de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas que ahora dirige el comunicador Jorge Morales, el periodista Mussio Cárdenas puntualizó un tema bastante interesante, que la CEAPP se desligue completamente de la dependencia que ha tenido del gobierno estatal, a ver qué responden a esto los nuevos diputados democráticos.

Comentarios a: vivirenelgolfo@gmail.com