Al celebrar la misa de Navidad en la Catedral Metropolitana, la Arquidiócesis Primada de México oró por los 36 fallecidos y al menos 59 heridos a causa de la explosión del martes pasado, en el mercado de pirotecnia de Tultepec, Estado de México. 

El cardenal Norberto Rivera encabezó las oraciones leídas por laicos, en las que junto a decenas de fieles presentes pudieron que las personas que hoy luchan por su recuperación física en hospitales encuentren “la paz y el amor” necesaria.

Por todos los que en otros años celebraban con nosotros este día santo, y han partido de este mundo, por los fallecidos en Tultepec, para que en el reino eterno contemplen el rostro de Cristo”, pronunció uno de los lectores.

En esta última misa dominical del año en la Catedral, el cardenal también oró porque, con el nacimiento de Cristo, todos los fieles “reconozcan una vida de justicia, libertad, amor y paz”. 

No nos quedemos en la superficialidad de los adornos, las comidas, las fiestas, sino que sea una Navidad verdadera en la que Cristo sea acogido por cada uno de nosotros”, dijo el cardenal.

El también arzobispo primado de México señaló que la Navidad es un motivo más para ser solidarios, para alcanzar la paz social. 

Se refirió a grupos vulnerables oprimidos y sin oportunidades, como los jóvenes, los inmigrantes, los niños en condición de calle, los pueblos indígenas, y personas de la tercera edad sin calidad de vida.