Por Jesús Ulín 

Xalapa, Veracruz a 28 de Diciembre de 2016.- Es reiterativo recordar que países como Estados Unidos a partir de la biomasa de maíz, Brasil y Colombia a partir de la caña de azúcar, han desarrollado programas exitosos para producir etanol carburante (alcohol anhidro) para usarlos como biocombustibles en su matriz energética nacional que les ha ayudado entre otras cosas a utilizarlo como medidas para controlar las emisiones totales de gases efecto invernadero y contrarrestar el cambio climático; México, ha iniciado muy lentamente este proceso, en el estado de Veracruz, están instaladas las únicas plantas etanoleras que producen etanol anhidro (99.6º) que en suma entre ellas (Central Energética Atoyac-Alcoholera Zapopan y Fabricación de Alimentos Tenerife-Destiladora del Papaloapan) producen casi 100 millones de litros anuales de bioetanol a partir del cultivo de caña de azúcar y melazas, que permitieron en su momento con permiso de la SENER poner en el  municipio de Veracruz Puerto la primera y única estación en el país de servicio al público para la venta directa de etanol carburante, que abasteció en una primera etapa al parque vehicular de taxis de la zona conurbada Veracruz-Boca del Rio y paulatinamente a usuarios particulares el abasto de este biocombustible, a por lo menos de 2.00 y 1.50 pesos menos que las gasolinas derivadas del petróleo, no obstante este programa se vio afectado por la volatilidad de precios de producción (alzas de insumos agrícolas y los indirectos a los costos de producción-operación de este componente) que comprimieron la competitividad del bioetanol como alternativa combustible durante los años 2015 y 2016 en comparación a los precios de gasolinas que no variaron radicalmente durante este ciclo.

Derivado de la Reforma Energética PEMEX concursa y licita la adquisición de por lo menos mil millones de litros, para el suministro durante los próximos 10 años a partir de enero 2017 de Etanol Anhidro para Mezclarlo al 5.6%  con sus Gasolinas en las Terminales de Almacenamiento y Reparto (TAR) de PEMEX REFINACION de Veracruz, Xalapa y Perote, en la Entidad Veracruzana, San Luis Potosí y Ciudad Valles en el Estado de San Luis Potosí y Ciudad Mante en Tamaulipas, que suponen arrancar la distribución de las Gasolinas Magna y Premium mezcladas con etanol anhidro.

No obstante estos escenarios, se presentan nuevas oportunidades comerciales a la viabilidad del etanol anhidro como biocombustible en la matriz nacional de carburantes automotrices, considerando las condiciones actuales de escasez de gasolinas fósiles en muchas de las regiones y zonas económicamente activas del país y a los anuncios de las alzas y liberación de los precios de los combustibles fósiles que ha hecho el Gobierno Federal a partir de enero de 2017; en contra habría que hacer el análisis de la reciente aprobada Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios, que aplica una Cuota de 3.52 pesos por litro, como carga tributaria por la enajenación o importación de Combustibles No Fósiles, (combustibles o componentes de combustibles que no se obtienen o derivan de un proceso de destilación de petróleo crudo o del procesamiento de gas natural y que cumplen con especificaciones para ser usados, directamente o mediante mezclas, en motores de combustión interna).

La generación y producción de biocombustibles a partir de cultivos agrícolas ha cobrado gran auge en los últimos años como alternativa y sustituto de las gasolinas convencionales; para nuestro país y sobre todo para Veracruz, principal productor nacional de caña para producir azúcar y etanol, esta situación representa un foco de oportunidad para impulsarlos, fomentando la producción primaria de cultivos bioenergéticos alternativos como el sorgo dulce, el súper sorgo, la palma de aceite, la jatropha y otras variedades cañeras que se están desarrollando en la Entidad, para sembrar en vastas regiones de tierras subutilizadas y aprovechables para abastecer de biomasa a la industria de los biocombustibles, generando riqueza y  nuevos empleos en el sector rural veracruzano.

Vienen buenos tiempos para productores cañeros e industriales azucareros, el precio de la sacarosa ha repuntado y recobrado la confianza entre los productores (desde la zafra 2011-2012 no se presentaban mejores condiciones), por lo que se hace necesario constituir en la cadena de producción de este insumo, un marco regulatorio para incluir la producción de etanol anhidro y/u otros derivados o subproductos, como alternativa o freno normativo o institucional a los excedentes de producción de azúcar, para no impactar negativamente en  los indicadores de precios que cíclicamente afectan el campo, mercado y producción de la agroindustria azucarera nacional.