• Homenaje a Tony Camargo en el programa radiofónico Voz, Educación y Comunidad del CSEIIO.

¡Pido la Palabra!: Por Raul Maldonado Mendoza

DEDICATORIA: KARINA Y ASSA, ENAMORADOS QUE RECORREN EL MUNDO.

¡PIDO LA PALABRA! Desde esta tribuna periodística para decirte que el tic-tac del reloj se aproxima al final del 2016.

Las manecillas avanzan, dentro de unos días habrá concluido un año más.

“El Año Viejo” es la canción emblemática de estos días. La popularizó Tony Camargo, con ella hizo bailar a todo mundo.

¿Alguna vez saliste en el tradicional viejo?

Si tu respuesta es sí, entonces sabes lo que es vivir con intensidad el último día del año.

Este año un grupo de amigos que rebasamos los 50, reviviremos aquellos ayeres pero eso sí conservando la esencia de la tradición que han venido deformando con grotescos vestuarios que nada tienen que ver con la tradicional fiesta de los viejos.

Segundo a segundo el 2016 se va despidiendo.

“Yo brindo, porque en mi mente brote un torrente de inspiración divina y seductora, porque vibre en las cuerdas de mi lira el verso que suspira, que sonríe, que canta y que enamora.  Brindo porque mis versos cual saetas lleguen hasta las grietas formadas de metal y de granito”, exclama el Bohemio de Aguirre y Fierro.

En cada pachanga, en todo festejo de estos días hace acto de presencia “El Año Viejo” que inmortalizó en nuestros corazones Tony Camargo. En 1953 salió para hacer bailar a todos, con el sello de RCA Víctor.

El público coronó en su voz a “El año viejo” de Crescencio Salcedo, “Hay un hombre aparecido” de Victor Cavalli Cisneros, “La Engañadora” de Enrique Jorrín, “El negrito del Batey” de Medardo Guzmán, “Bandolera” de Victor Cavalli Cisneros, entre muchas otras.

Antonio Camargo Carrasco, señor de las nueves décadas, le respondió a un periodista: “Lo digo con el corazón en la mano: lamento profundamente no haber sacado tiempo en el momento indicado para ir a Colombia, conocer y darle un abrazo a Crescencio Salcedo en señal de gratitud por todo su aporte no solo a mi repertorio, sino a la música latinoamericana”. Crescencio Salcedo fue el compositor de la legendaria canción. Con ella conoció la fama a los 27 años, hoy vive en Mérida, Yucatán. Solo, ya Lupita el amor de su vida, partió.

Este sábado 31 de diciembre lo recordaremos en nuestro programa radiofónico Voz, Educación y Comunidad del Colegio Superior para la Educación Integral Intercultural de Oaxaca (CSEIIO), despediremos al 2016 al ritmo de Tony Camargo.

Estimado lector: te comparto mi columna https://www.youtube.com/watch?v=zYQP6HWqQn0

LA FRASE A REFLEXIONAR: ¡FELIZ AÑO NUEVO!

*DIRECTOR DEL PROGRAMA RADIOFÓNICO VOZ, EDUCACIÓN Y COMUNIDAD DEL CSEIIO.     maldonado3001@hotmail.com