*** No hay motivo para esconder el combustible ni encarecerlo en lo que resta del año; se vigilará que establecimientos respeten precios de la región 17.

Córdoba, Ver.- La Oficina Receptora de Quejas en Córdoba de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) habrá de canalizar a oficinas centrales cualquier queja de los cordobeses o habitantes de la región, que denuncien actos de especulación por parte de las empresas gasolineras, ante el cambio de precios a partir del primero de enero de 2017.

Mario Castañeda Tejeda, titular de la Oficina Receptora de Quejas de la Profeco en Córdoba, indicó que si bien no es competencia de esta área municipal, sí lo es atender a los ciudadanos y orientarlos para presentar las quejas correspondientes contra quienes escondan o violenten los precios oficiales de la Magna, Premium y Diésel.

“En Córdoba no se debe especular con el abasto, de acuerdo a Pemex no hay problemas al respecto, por lo cual no hay razón para encarecerlo ni negarlo al consumidor. A partir del primero de enero, el personal de esta oficina estará atento a los precios oficiales para la región 17, correspondiendo 15.62 pesos para la Magna, 17.39 pesos Premium y 16.69 pesos para el diésel, de haber alguna anomalía se reportará de inmediato a Profeco México”, expresó el funcionario municipal.

La finalidad, dijo, es evitar situaciones especulativas o crear pánico o compras de esa naturaleza, pues no hay motivo. En caso de alguna situación anómala atribuida a los expendedores de combustibles, el consumidor deberá denunciarlo inmediatamente al número gratuito 01 800 468 87 22 y dar la pauta para que Profeco tome cartas en el asunto y conozca la incidencia.

A dos días de concluir el año, Mario Castañeda enfatizó que no se ha recibido queja alguna al respecto, en tanto que la Profeco a nivel central sigue supervisando gasolineras para corroborar que venden litros de a litro, operaciones sorpresivas emprendidas por personal de la oficina de la Ciudad de México.