Ciudad de México

Desde hace 12 años, el tercer lunes del mes de enero quedó instituido como el día más triste del año; hoy precisamente para muchos es el llamado Blue Monday, o en castellano Lunes Triste.

Fue en el 2005 cuando una agencia de viajes le pidió al psicólogo e investigador de la Universidad de Cardiff (Reino Unido) Cliff Arnall, idear una fórmula que explicara cuál es el día más deprimente de todo el año.

Arnall recurrió a su experiencia como psicólogo para poder determinar la fecha y explicar por qué dicho día se establecería como el más triste, frente a todos los demás. El tercer lunes del primer mes del año quedó establecido como el Blue Monday.

Con la siguiente fórmula, el psicólogo explica su teoría:

La fórmula 1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA fue hallada por el psicólogo de la Universidad de Cardiff Cliff Arnall.

La C es el factor climático.

La D representa las deudas adquiridas durante las Navidades; el pago de las tarjetas de crédito a final de mes se acerca de forma inexorable.

La d minúscula se refiere al dinero que se cobra en enero.

La T es el tiempo trascurrido desde la Navidad.

La I representa el período desde el último intento fallido de dejar un mal hábito: Los buenos propósitos de comienzo de año empiezan a ser arrinconados por muchos: dejar de fumar, ir al gimnasio, adelgazar.

Sin embargo, las motivaciones cuentan y el profesor Arnall las incluye en su fórmula con la letra M.

Y la NA, al final, es la necesidad de actuar para cambiar la vida.

Según la ecuación; el clima, más las deudas que aumentan durante las fiestas navideñas, el salario mensual, los propósitos abandonados que se propusieron para el Año Nuevo, la poca motivación, y la necesidad de realizar nuevas actividades ejercen cierta presión en la sociedad. Lo anterior descrito, según Arnall, crea en los individuos la sensación de vacío, depresión y falta de interés por enfrentar los problemas.

Incluso, en el sitio www.bluemonday.org se explica por qué esta fecha es la más deprimente del año y por qué nosotros, como individuos activos de una sociedad, sentimos que hemos fallado en los primeros días del nuevo año. Máxime que “necesitamos” llevar una vida como los personajes tan perfectos que se nos muestran en algunas campañas publicitarias.

Después de que Cliff Arnall comenzó a estar en boca de todos, por tan aventurada afirmación; no faltaron los estudiosos que se manifestaron en contra de su teoría y de su fórmula; diciendo que las bases no estaban bien fundamentadas, o que no se podía determinar algo tan serio con un estudio realizado a una minoría.

Con relación al tema, en el sitio de internet citado, se expone el trabajo de la artista Zoia Skoropadenko, quien desarrolló a base de formas y colores un “antídoto” para luchar contra la depresión durante el Blue Monday. A propósito, la artista dijo que los colores amarillo, naranja y rojo “mejoran el estado de ánimo de las personas”. Ante ello, se recomienda vestir con esos colores o estar cerca de ellos para lidiar contra la depresión que pueda causar este día.

La fama y el reconocimiento le llegó repentinamente a Cliff Arnall, la sociedad se ha dejado llevar por su teoría y muchos esperan a que el día más triste del año llegue para ver si es posible pasarlo gloriosos y no ser parte de la estadística.

Si bien, México hasta el año pasado ocupaba el lugar número 21 entre los países más felices del mundo, tendremos que esperar a que los resultados de este año que recién comienza sean revelados para poder emitir un juicio adecuado a nuestro tiempo y espacio.

Muchos se preparan para enfrentar el Blue Monday, y algunos más dan consejos, en las redes sociales, para no predisponerse; y otros más tachan a la fecha como un día más en el calendario que no tiene por qué afectar nuestro estado de ánimo.

A colación del tema, algunos usuarios en Twitter han comenzado a publicar consejos para no caer en depresión durante este día; algunos más osados listan una serie de recomendaciones que podrían ayudarnos a ser más felices durante el Blue Monday. Rodearse de gente feliz, sonreír durante el día, vestir de colores vivos, comer alimentos que nos gusten y no revisar las cuentas bancarias son sólo algunos de los consejos que se han comenzado a publicar en ese microblogging.

Quizá las festividades del extinto diciembre del 2016 quedaron ya guardadas en la memoria y la rutina comenzó desde hace algunos días. Empero, lo importante aquí es descubrir, al final del día, si el Blue Monday cumplió con su cometido o si pasó tan desapercibido como cualquier otro día de enero.

Fuente: elsoldepuebla.com.mx