Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

Los tiempos electorales llegan y en los partidos políticos se gesta una lucha interna por lograr la candidatura a la alcaldía del puerto de Veracruz, la más emblemática, la que más reflectores electorales atrae, es objetó de discordia.

Pero sin duda, donde la lucha se da con mayor ferocidad es el Partido Acción Nacional, el PAN.

Pero ahí son unos cuantos los que tienen acaparados los reflectores, uno de ellos y sobre quién está la cargada, es el senador de la república Fernando Yunes Márquez, hijo del gobernador de Veracruz Miguel Ángel Yunes Linares, el otro que parece no dejar de dar bandazos es el diputado federal Francisco Gutiérrez de Velasco, ex alcalde de Boca del Río, quién dejó sembrado a su hijo del mismo nombre como regidor,  pasando por encima de los panistas boqueños.

El otro que ya hasta hizo una campaña de posicionamiento es el esposo de la actual diputada federal Gabriela Ramírez, Antonio Illescas Marín, quien coordinara las aspiraciones de Paco Gutiérrez de Velasco, a quién le ganó una consulta y por ello, ahora espera el apoyo de Paco, quien Quedó abajo en la medición.

El asunto mantiene consternados a los conservadores del PAN, a los de hueso azul, a esa militancia que abrió brecha, la que postuló a Francisco Juan Ávila Camberos, considerado junto con el alcalde priísta de Orizaba Juan Manuel Díez Francos, como los dos mejores presidentes municipales en la historia de Veracruz.

Esos talentos quedaron relegados por los grupos que llegaron al PAN para enquistarse y no dar paso a los sectores progresistas de la ciudad.

El PAN otrora de los empresarios, dista mucho de lo que Gómez Morín y su pandilla de Coparmex concibieron, es más, el panismo trae más tribus que las del PRD, porque estos si andan con la moruna desenvainada.

Ahora es el PAN de los políticos, de los acomodaticios, de los jijos, de los escaladores sociales que abandonaron la chambita luego de encontrar la mina de oro que no piensan dejar.

Pero mientras en el PAN los grupos están en el jaloneo, en el PRD crece la figura del diputado federal Julio Saldaña Morán, propietario de todas las candidaturas, sus allegados, lo ven como la figura imparcial que en la alianza representaría el tercero en discordia, digo, pa poner orden.

O sea, para que no se peleen ni uno de los dos, mejor postulamos al “Layin” jarocho y el argumento es fácil: al PAN se le ha dado la candidatura a la gubernatura, ahora todo indica que repite el alcalde boqueño Miguel Ángel Yunes Márquez en la misma posición ¿Y todavía le vamos a dar la alcaldía del puerto a Fernando? ¿Qué el PRD no la merece por su lealtad a la alianza? Pero como le digo, hoy los de la hoz y el martillo se han convertido en la chacha del panismo.

 

Por el PRI la cosa está más que peluda, aun no se reponen de las derrotas consecutivas pese a gobernar la ciudad y parece que van por otra derrota más, por ahí levantaron la mano el ex diputado y empresario propietario de todos los desechos de Veracruz, Antonino Baxzi mata, el otro que apareció de repente es el miembro de la Asociación de Constrictores de Veracruz Oliver Olmos Cabrera y el líder de organizaciones de taxistas Guillermo Larios Barrios, quienes ya se apuntaron, aunque el tricolor aun no dice nada al respecto.

 

¿Y las rémoras? El PT, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza y demás mezcolanza, todos esos que se unen a la fiesta a ver qué cachan, aun no asoman la cabeza pero ya verá que en breve habrá posibilidad de verlos en la fiesta y eso sí, asegurando regidurías para engrosar la parasitosis municipal.

 

A MORENA SE LE GUISA APARTE

 

Aunque los sectores más tradicionales de la política no lo quieran aceptar, Morena y su dirigente Andrés Manuel López Obrador siguen avanzando como una sombra que amenaza con arrebatar éste y los 212 tronos municipales para crear una nueva era. ¿Pero qué cree? Aquí el tapado sui es auténticamente tapado, tal parece que el Movimiento de Regeneración Nacional está buscando a auténticos gallones para aguarle la fiesta a los soberbios de la alianza, por el momento, hay tres que levantaron la mano para ser candidateados y ya se cayeron, uno es el empresario inmobiliario Tony Hanna por Boca del Río, al igual que Carlos Uscanga que intentó deslindarse de Salvador Manzur: por Veracruz Luis Fernando Ruz Bravo lo intentó pero el palo encebado terminó por resbalarlo y todo, porque un chismoso fue con el recordatorio de que había sido delegado distrital del PRI con sede en la jurisdicción de Cosamaloapan, por eso, aun no hay humo blanco.

 

Comentarios a: vivfirenelgolfo@gmail.com