Vaya que salieron voraces los Zairick de Orizaba pues  están imparables en eso de acaparar cargos, candidaturas y presupuesto público. A los primos Alejandro Zairick Morante y Daniel Zairick Aboumrad la fortuna política parece sonreírles y ellos están dispuestos a atraparla por los pelos. Sin embargo, la voracidad hace que los  ‘Primos Caradura’ cometan  pifias que ya tienen consecuencias, al menos mediáticas.

En primer lugar está el caso del exdiputado local, Alejandro Zairick, quien fue nombrado como titular de la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario (Sedecop) en el gabinete de Miguel Ángel Yunes Linares pero apenas llegó a esa oficina y ya rebasó al jefe al hacer  uso discrecional de los  recursos públicos para pagarse una promoción personal con miras a un futuro electoral de mediano plazo.

Resulta que el orizabeño no solo nombró como “jefe de asesores” – entiéndase que tendrá un equipo completo de consejeros- al fidelista José Cobián, expromotor de la campaña de Héctor Yunes con un sueldo de lujo sino que también contrató a la exvocera del congreso local, Victoria Hernández para hacer funciones de jefa de prensa de la dependencia, a sabiendas que el mismo Yunes Linares ordenó la desaparición de los enlaces mediáticos que tenía cada dependencia como parte de las medidas de austeridad financiera adoptadas por su administración.

Con la cordobesa Hernández, el secretario Zairick pretende que su imagen será proyectada desde la Sedecop hacia una candidatura a la diputación federal en el 2018 pese a que también Yunes Linares anticipó que ningún integrante de su gabinete descuidará sus funciones para trabajar en un proyecto electoral. Empero, a Zairick le vale un cacahuate las órdenes del  jefe pues quiere despachar en San Lázaro en breve.

Por eso el martes pasado, el propio Yunes Linares hizo un llamado de atención al orizabeño durante la conferencia de prensa ofrecida en Jalapa, en la cual le cuestionaron sobre la integración de la vocera Victoria Hernández a su servicio personal. Sin mencionarlo por su nombre pero en clara alusión a Zairick tras las preguntas de los reporteros, Yunes Linares  rechazó que las oficinas estatales cuenten con una jefatura de prensa propia y advirtió que el funcionario que lo haga  estará sujeto a la sanción correspondiente por desobedecer instrucciones. Primer jalón de orejas para el indisciplinado funcionario.

De paso, Yunes Linares refrendó su confianza hacia Elías Assad Danini, coordinador general de Comunicación Social, y reiteró que es el único responsable de la comunicación institucional de su gobierno. “Lo hace muy bien, con muy pocos recursos, casi nada”, dijo. Con ese ‘espaldarazo’ –como lo llaman en el argot político- también el mandatario envió un mensaje a muchos opinadores –lo que antes le quemaban incienso a los voceros duartistas  María Gina Domínguez y a Alberto Silva Ramos- que han armado una campaña de cuestionamientos sobre Assad Danini, pretendiéndolo obligar a sentarse a negociar dadivas y convenios millonarios.

Por su lado,  Daniel Zairick Aboumrad, el primero del secretario estatal,  ya inició una abierta precampaña por la alcaldía de Orizaba sin respetar los tiempos del partido ni las reglas electorales. Comenzó el año en campaña batiente pues  lo mismo se reúne con jefes de manzana y líderes de colonias que va a comer al  mercado Emiliano Zapata – ¿cuándo lo había hecho?- y  regala chácharas a los niños. Toda aparición pública la postea en las redes sociales. Ah y ¿quién le maneja su imagen mediática? Acertaron, la duartista Hernández.

¡Que frescos!, la señora cobra en la Sedecop pero trabaja en el proyecto electoral del primo Zairick Aboumrad y lo hará para Zairick Morante cuando llegue el 2018. Con esto también los Zairick se pitorrean del compromiso de Yunes Linares de que el dinero público no se usaría  en cuestiones partidistas ni electorales. El proselitismo anticipado del empresario gasolinero –quien por cierto ya compitió por la diputación federal en el 2015 y perdió ante el priísta Fidel Kuri- hizo que otros militantes de Acción Nacional que también aspiran a la candidatura local se inconformaran ante la instancias internas del partido, entre ellos la exdiputada local María del Carmen Escudero  y el empresario José Luis Schettino.

En Orizaba, los Zairick presumen que cuentan con el respaldo velado del alcalde priísta, Juan Manuel Díez Francos, quien está dispuesto a costear la campaña de Daniel Zairick con dinero del ayuntamiento con tal de no dejarle la silla municipal a un priísta ligado al su enemigo  jurado, el legislador Fidel Kuri. Así como se especuló que lo hizo en el 2015 en la disputa por la diputación federal, de nueva cuenta el dinero municipal fluirá de un priísta a un panista. No cabe duda que salieron vivillos –y abusivos- estos ‘Primos Caradura’.

EL JEFE ME DA RISA

Otro del gabinete estatal que está empeñado en hacer tropezar a su jefe, es el fiscal, Jorge Winclker quien tuvo la osadía de nombrar al fidelista Luis Eduardo Coronel Gamboa como encargado de la Fiscalía especializada para la búsqueda de personas no localizadas, pese a que fue un fiasco a su paso en la comisión ginista de periodistas y en la de Derechos Humanos. Le asiste la razón a la diputada local Josefina Gamboa en repudiarlo pues ella conoce perfectamente –porque lo sufrió- el comportamiento de ese individuo.

Pero lo más incoherente es que Coronel Gamboa es hijo del subdirector de un diario jalapeño, Eduardo Coronel Chiu, uno de los más intensos descalificadores de Yunes Linares, quien en el sexenio de la fidelidad envió a una reportera a Cancún, Quintana Roo, para hacer entrevistas a modo y armarle el entramado de las acusaciones de pederastia contra el panista, siguiendo las instrucciones del innombrable. ¡El jefe me da risa!, parece ser el lema de Winckler.

¿A qué jugará ese señor que por un lado se le arrodilla en público a Yunes para conseguir el cargo y ahora contrata al heredero de su feroz atacante?  Y la peor parte se la llevarán las víctimas de desaparición forzada pues ese nombramiento no augura nada bueno para los que buscan justicia y ponerlo en esa fiscalía es anunciar que no se hará nada por ellos.