Por Alejandro Soto Domínguez

 Mal inició del actual Gobierno Estatal en materia de empleo formal, pues en el mes de diciembre de 2016, se observó una fuerte caída en el número de trabajadores con prestaciones sociales en el estado. Al igual que en el país los patrones decidieron ajustar su plantilla de obreros y empleados asegurados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

 En el ámbito nacional las empresas despidieron a 319 mil 217 trabajadores en el mes de diciembre respecto a lo observado en inmediato anterior, en Veracruz hay una ganancia de 267 plazas, para alcanzar la cifra al cierre de 726 mil 465 personas que prestan sus servicios a cambio de un salario afiliadas al IMSS, sin embargo lo preocupante es que se perdieron 3 mil 664 empleos catalogados como permanentes, de igual manera 5 mil 361 eventuales urbanos. Con las cifras anteriores Veracruz en el año 2016, perdió 16 mil 132 empleos, segundo lugar nacional, solo atrás del estado de Campeche con menos 20 mil 060.

Estas cifras negativas se compensaron con los nuevos empleos temporales del campo (9 mil 292). Nada que celebrar, pues el origen de estas actividades laborales con prestaciones sociales, están sujetas a temporalidad de las actividades agropecuarias ligadas a la agroindustria. Como se puede observar en la gráfica de este reporte, estas plazas se desvanecen en los primeros tres meses del año siguiente. También se aprecia una tendencia negativa en cuanto al número máximo de empleos en comento, que disminuye cada año. La posible palanca de desarrollo de Veracruz tiene 18 años de abandono.