Astrolabio Político
Por: Luis Ramírez Baqueiro

Por Luis Ramírez Baqueiro / Astrolabio Político

“La avaricia pervierte la fidelidad, la honestidad y todas las demás virtudes.” – Salustio.

El otrora poderoso partido político que mantuvo una dictadura perfecta por más de 87 años en Veracruz, el que gobernara nuestro país por más de 70 años–según definió Mario Vargas Llosa-, aquel que intentaron emular la mayoría de los institutos políticos de Latinoamérica, ha tocado fondo, y no solo por las condiciones en que lo han dejado los seudo dirigentes tanto nacionales como estatales, sino, especialmente quienes por sus siglas detentaron el poder, para convertirse en los innombrables, esos que habrán de ser borrado de los monumentos y obeliscos, como en antaño hacían los faraones egipcios para no dejar el rastro de alguna de las dinastías que les antecedieron, en ese afán de cobrar venganza.

De esa manera el Partido Revolucionario Institucional (PRI), se debate en una suerte de ruleta rusa, pero con todas las recamaras del revolver cargadas, sus actuales dirigentes por más que se esfuerzan, simplemente no terminan de conectar.

Por un lado, Enrique Ochoa Reza, quien bajo la fachada de militante esforzado, pretende mostrar un nuevo rostro al partido, que termina por simplemente ser un monologo hueco, vacío y sin propuesta, más cuando pretende convencernos con el discurso aquel de que desde muy jovencillo comenzó su esfuerzo para llegar acumular una flotilla de taxis que rebasa más de 100 unidades, lo que le ha permitido acumular más de dos millones de dólares de fortuna personal, como todos aquellos, que esforzadamente en nuestro país comienzan a laborar desde muy jóvenes y que ni en sueños jamás acumularan.

En Veracruz, la llegada de un nuevo dirigente, como Renato Alarcón Guevara pretendió ser una forma de respuesta para controlar a los grupos antagónicos dentro del partido, que inspirados por la influencia maligna de los ex gobernadores Fidel Herrera y el hoy prófugo Javier Duarte han convertido al instituto político en un cadáver que comienza a descomponerse.

De este modo, los verdaderos militantes ven esfumarse por la borda, sus tan anheladas aspiraciones, por si quiera llegar a ser considerados dentro de las precandidaturas a ocupar las alcaldías de sus municipios, pues el ahora líder supremo del PRI en Veracruz, se encuentra maniatado de pies y manos ante la incrustación de los carroñeros que han de terminar con el cadáver priista.

Así pues, la figura decorativa en que se está pretendiendo convertir a Renato Alarcón obedece única y exclusivamente al control del partido en su afán de lograr el poder por el poder, entre grupos representados por los dos senadores priistas de apellido Yunes.

Pero lastimosamente, pareciera más, una jugada construida exprofeso para seguir chupándole el tuétano al cadáver que habrá de comenzar a descomponerse y que muchos comienzan ya a desmembrar.

Y para muestra un botón, el pasado sábado 11 de febrero el actual Secretario de Finanzas del partido, Hugo Eliud Meraz, acompañado de Jorge García Villalobos, tesorero del PRI, citaron a una reunión en el auditorio del Partido en donde les informó que para no verse en la necesidad de despedir alrededor de 53 empleados se les pedía que cada uno aportara de acuerdo a la percepción de su salario del 10, 20 y hasta el 30% o de sus ingreso, sin mayor explicación de para que sería utilizado.

Lo grave del asunto es que dicha aportación la tenían que hacer directamente en la Tesorería del Instituto Político, cosa que molesto evidentemente a los empleados –que dicho sea de paso ya devengaron con su esfuerzo el salario- a lo que el titular del área y entonces Villalobos les proporcionó una cuenta de Bancomer con No. 0199223045, a donde habrían de retornar el recurso.

Ahora bien, fuentes bien informadas al interior del PRI nos comentan que está cuenta bancaría sería la misma en la que hacen las aportaciones voluntarias los candidatos, y la pregunta sería ¿sabe el OPLE y la FEPADE de estas irregularidades?

Cabe resaltar que el pasado 17 de febrero el OPLE entregó a la Secretaría de Finanzas y Planeación las prerrogativas para el pago de aguinaldo correspondiente al 2016, el cual hasta el momento no han recibido los verdaderos trabajadores del Partido.

Afirman que en el partido donde en teoría mandataría Alarcón Guevara, se les esta informando a los trabajadores que si no depositan los darán de baja e inmediatamente los darán de alta con menos sueldo.

Hugo Meraz y Jorge García Villalobos pertenecen al grupo político del senador Hector Yunes Landa, quien también tiene en la nómina a Jorge Moreno y Jesús Ceballos entre otros.

Por su parte es importante mencionar que Jorge García Villalobos tiene trabajando ahí a su hijo, a su suegra y a otro pariente más.

Se sabe también que el senador Yunes Landa tiene incrustada en la nómina a toda la gente que tenía en su casa de campaña, incluida la ex secretaria de Desarrollo Social, Silvia Domínguez, – a la que le encanta hacerse acompañar de su fiel escudero Horacio, al que trae de arriba-abajo, imposibilitando la llegada del equipo de los paladines de la democracia.

De la que fuera la oficina más importante de la Avenida Ruiz Cortines en Xalapa, se observa la Presidencia total y lastimosamente desangelada, sin movimiento, sin nadie que aguarde acordar con su presidente., pues los carroñeros terminan de acabar con el PRI.

Al tiempo.

astrolabiopoliticomx@gmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx