Línea Caliente

Por Edgar Hernández*

 ¡Juan Pablo Becerra de Altotonga, otro caso para la “Rosa de Guadalupe”!

Veracruzanos distinguidos, muchísimos veracruzanos distinguidos, unos despreciados por la actual administración y otros renuentes a aceptar una responsabilidad democrática “porque Miguel Angel Yunes no quiere empleados, quiere mozos”, han decidido buscar nichos de oportunidad en el ámbito federal.

Así, desde el arranque del llamado gobierno de la transición, gente altamente calificada en materias diversas, se dio a la tarea de buscar espacios en las delegaciones federales, que son representaciones del gobierno central en cada entidad de la república.

Para su desgracia solo encontraron cero oportunidades, viejas prácticas de imposición, exigencia de compadrazgos y herencias malditas.

En Veracruz sigue la Fidelidad como dueña absoluta de esas ínsulas mismas que, cuando se tienen que renovar sea por un chapulinazo o muerte súbita del titular, que no la política, le heredan a la querida, al recomendado o a quien esté dispuesto a pagar cifras que alcanzan hasta los seis ceros.

Hay un caso muy peculiar, el de una dama que se tuvo que ligar sentimentalmente a un altísimo funcionario de la Secretaría de Gobernación a cambio de una jugosa delegación federal en Veracruz.

En todo este entramado, sin embargo, hay un caso antípodas que llama la atención.

Es el de Rebeca Arenas, una distinguida veracruzana que ha entregado lo mejor de sus esfuerzos en las últimas cuatro décadas en favor de nuestra tierra a cambio del servicio, de solo servir a los mas que son los que tienen menos.

Así lo hizo desde la representación popular que le dio una diputación federal, hasta su labor altruista como presidente de la asociación civil “Generación Ciudadana”, transitando en la tarea partidista, con maestría en relaciones internacionales, siete libros en su haber, empleada federal en diversas ocasiones con altas responsabilidades en favor de Veracruz y actual Presidenta del Patronato de los Centros de Integración Juvenil…

Bueno, pues con todas esas prendas quesque no reúne el perfil para seguir sirviendo a Veracruz desde las tareas de la salud porque  Renato Alarcón, ex delegado del ISSSTE quiere seguir mangonenado a través de un hombre de papel que es el actual encargado.

Rebeca se queja:

“Se ha creado un cortina de humo generando la versión de que el nuevo delegado del ISSSTE en Veracruz es un tal Arturo Francisco Gutiérrez Góngora, quien en realidad está de manera provisional.

Así lo instruyó el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, quien analiza las diversas propuestas y perfiles a fin de que “hacia el 8 de marzo se tenga una definición de quien será el nuevo delegado”.

A pesar del mandato federal Renato Alarcón sigue con el control total llevando agua a su molino partidista –es el actual dirigente del PRI en Veracruz-, manteniendo a un ejército de aviadores y comisionados y combinando los beneficios del servicio público en favor del PRI.

Mientras Rebeca, como Penélope… ¡a la espera!

¡Apúrate Renato!

Altotonga:

Se acercó a este escribano un joven político, Juan Pablo Becerra Hernández –no es mi primo- militante priista desde adolescente quien desea ser tomado en cuenta para la alcaldía de Altotonga y desea también se hagan públicas sus aspiraciones (creo que se equivocó de espacio)… Juan Pablo has sido por años empleado del ayuntamiento citado especializándose en las áreas de la obra pública. Conoce la problemática del municipio, todas sus secciones electorales, 35 comunidades, 108 secciones y 36 colonias. Lo arropa el empresariado regional y el magisterio, así como las bases de su partido. Le he dicho a Juan Pablo que con esas prendas no necesita siquiera que le publique comentario alguno, ya que de ser ciertas, no solo será el candidato, sino el próximo alcalde de Altotonga ¡Servido amigo mío!

Tiempo al tiempo.

 *Premio Nacional de Periodismo