Por Blanca Estela Botello

2017-02-26

El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap) informó que lleva a cabo el mejoramiento genético del piñón para producir biocombustible.

Refirió que la intención es que los pequeños productores de la zona sur-sureste del país la cultiven y, de esta forma, se incentive también la generación de biocombustibles alternos.

Para ello, señaló el Inifap, se llevan a cabo trabajos con la técnica del cultivo de tejidos vegetales en el piñón, el cual crece en climas tropicales y subtropicales.

La demanda de este producto, abundó el Instituto, permite establecer un programa de mejoramiento genético, con el fin de colectar y caracterizar la diversidad genética, por lo que el laboratorio de Biotecnología del Campo Experimental Rosario Izapa, localizado en Chiapas, evalúa y selecciona variedades criollas o ecotipos (forma que adopta una especie en función del medio en el que vive, como parte de la investigación para el mejoramiento genético.

Señaló que la tecnología del cultivo in vitro es una herramienta opcional para la producción masiva del piñón en entidades del sur-sureste, con lo que se apoyarán pequeñas unidas productivas de zonas vulnerables en la región.

Mencionó que debido a que cada célula vegetal cultivada asépticamente tiene la capacidad de regenerar una planta completa, es factible la producción de miles de plantas libres de enfermedades.

El desarrollo de las técnicas biotecnológicas, como la micropropagación in vitro, permitirán en un futuro cercano cubrir la demanda de genotipos mejorados para apoyar la energía renovable y contribuir a la productividad sustentable y mejorar el medio ambiente, refirió el Instituto.

Destacó que los biocombustibles, como el etanol y el biodiesel, son fuentes de energía renovables y a nivel mundial su producción se ha intensificado, principalmente a partir de especies agrícolas.

El piñón, abundó el Instituto, ha generado interés en empresas bioenergéticas por tener un potencial productivo alto, de ahí que su mejoramiento genético permite la obtención de variedades que producen aceites que, como biocombustible, contribuyen a reducir emisiones de gases de efecto invernadero.

Fuente: cronica.com.mx