Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

El ex diputado local del PAN y ex coordinador de la bancada panista en la legislatura del estado, Alejandro Cossio Hernández, se convirtió este fin de semana en el principal detractor del gobierno panista, al denunciar hechos de corrupción del nuevo Secretario de Salud Iran Suarez Villa, a quien acusó de pretender quitarles contratos de servicios y asignarlos a ex proveedores que trabajaron con él en el ISSSTE.

En la década de los 90, junto con otros panistas como Sergio Vaca Betancourt Bretón, Abel Cuevas Melo y Roberto Bueno Campos, Alejandro Cossio coordinaba a los diputados locales del PAN y enarbolaban la bandera de la honestidad a toda prueba.

El cuarteto se significaba por el análisis concienzudo del quehacer gubernamental y se convirtieron en la más clara referencia de activismo político y social, contra la corrupción y el abuso en el ejercicio público.

Al triunfo de Vicente Fox Quezada en la presidencia de la república, Roberto Bueno Campos y el abogado Sergio Rodolfo Vaca Betancourt Bretón pasaron a ocupar diputaciones federales por el PAN, no así Cossio que pasó a ser parte del gobierno federal, en la delegación de Migración y luego en la Secretaría de Economía, de donde también salió renunciando al PAN.

En una entrevista de 2007, mientras daba a conocer su salida de la Secretaría de Economía con Felipe Calderón, anunciaba que seguiría en el negocio de equipos, tratamiento y servicios médicos, pero que no tenía resentimientos ni contra el PAN ni contra el ejercicio gubernamental, pero que necesitaba tiempo para retomar el negocio familiar.

A Alejandro Cossio nunca se le conocieron hechos de corrupción, acuerdos debajo de la mesa, su paso por la política fue limpio y transparente, su buen trato y forma abierta de encarar con valentía los problemas, le valieron el respeto de políticos y periodistas.

Advirtió que en el sexenio de Fidel Herrera Beltrán no pudo trabajar con el gobierno de Veracruz porque entonces era funcionario público y dijo no creer en el binomio “Politico-Funcionario”, muy común en la política actual.

Con Javier Duarte de Ochoa no hubo forma de trabajar en el sistema de salud, porque siempre fue señalado de ser panista y aunque ya había dejado el blanquiazul, de cualquier forma no ingresó, hasta que llegó el Doctor Fernando Benítez Obeso al sistema estatal de salud, quien abrió los contratos a licitaciones públicas, algunas de las cuales ganó y pudo obtener de forma legal contratos de ventas y servicios médicos especializados.

A la llegada de Iran Suarez Villa a la Secretaría de Salud, el mismo que mantiene a Aurora Delgado en el hospital de Boca del Río pese a que ya no la soportan los trabajadores por insultos y prepotencia, simplemente decidió dar de baja todos los contratos de proveedores del sector salud, entre ellos la empresa de Alejandro Cossio.

Suarez Villa pudo llegar a pensar que Cossio se quedaría callado pero erró, a partir de este fin de semana Veracruz vuelve al escenario nacional por denuncias por corrupción, como en el gobierno de Javier Duarte.

Alejandro Cossio, el ex panista, el de la lucha anticorrupción, el funcionario limpio, ahora está viviendo en carne propia los hechos que tanto denunció, cuando el Doctor Iran Suarez Villa decidió retírales contratos ganados con todas las de la ley, para dárselos de manera directa a proveedores con los que trabajó mientras estuvo en los servicios médicos del ISSSTE.

Suarez Villa calculó mal, seguramente sintió que en esta etapa de cambios podría hacer los que se les plazca sin ninguna consecuencia.

Pero no, el tema ya está en los medios nacionales y todo parece indicar que se irá a los tribunales y parece que el tema va a dar mucho de qué hablar, solo que ahora viene de un ex panista, es decir, para que la cuña apriete, tiene que ser del mismo palo. A ver cómo salen las cosas.

NADA CONTRA EL GOBIERNO ESTATAL

Producto de su mal comportamiento, los priistas están pagando el haber mantenido a Javier Duarte en la gubernatura, por eso el yunismo los señala y ellos se quedan callados, con la cola entre las patas; el PRD fue absorbido y ahora los perredistas limpian el camino por donde pasa el patrón, mientras que en Morena, Andrés Manuel no pudo salir bien librado en un enfrentamiento cara a cara. Ahora es el expanista Alejandro Cossio el que inicia una nueva batalla contra el gobernador del que fue su partido. Así están las cosas.

Comentarios a: vivirenelgolfo@gmail.com