LIC. ANDRÉS MANUEL LOPEZ OBRADOR

 PRESIDENTE DEL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEL PARTIDO

 MOVIMIENTO DE REGENERACIÓN NACIONAL (MORENA)

 CIUDAD DE MÉXICO

PRESENTE:

Estimado Andrés Manuel.

Con el debido respeto y afecto, me dirijo a Usted para expresarle lo siguiente:

Como debe ser de su conocimiento el día 25 de febrero la Comisión Nacional de Candidaturas responsable de conducir el proceso interno para selección de candidaturas para contener en la renovación de gobiernos municipales en el Estado de Veracruz, emitió un resolutivo que, a decir de la CONVOCATORIA, contendría la información relativa a los precandidatos que hubieran acreditado, en su solicitud de registro respectiva, todos los requisitos que la Ley establece… NO HUBO TAL RELACIÓN DE PRE CANDIDATOS.

Le confieso que aún me dura la sorpresa que sentí en el momento que empecé a revisar la lista de los municipios y percatarme que sólo había un registro para presidente y uno para síndico en cada uno de los 212 municipios; cerré la página y la volví abrir esperanzado de que se tratara de un error; pero no… Con mucho esfuerzo empecé a procesar lo que había ocurrido: la Comisión Nacional de Candidaturas, mandatada por el CEN que Usted preside, había asumido el papel de GRAN ELECTOR y había decidido las candidaturas de todos y cada uno de los 212 municipios del Estado…

De la sorpresa, que aún no supero del todo pase al horror, al imaginar todo el impacto negativo que tendría, no sólo en el Estado de Veracruz, sino a nivel Nacional; vinieron a mi mente los doce años de infundios en su contra, desde el perverso desafuero hasta el infundio de los dos y medio millones de pesos mensuales que, sin probar, el gobernador de Veracruz afirma le entregaba su antecesor Javier Duarte durante la pasada contienda electoral; doce años de infundios que usted ha superado incólume y que en mucho explican la sólidez de su incesante y creciente liderazgo. Me horroricé, porque reconozco que una de las mayores fortalezas del proyecto de Regeneración Nacional que usted enarbola y que millones de mexicanos suscribimos, con esta acción perpetrada por la Comisión Nacional de Candidaturas, ha sido minada en sus cimientos más profundos, porque incide en sus principios fundamentales de NO MENTIR, NO ROBAR, NO TRAICIONAR.

Debo advertirle que yo no busqué el registro de precandidatura alguna, y que mi reacción no tiene origen en la natural emoción, quiero decir, frustración de quien no alcanza el objetivo deseado; mi inconmensurable preocupación está vinculada más bien a mis más de 30 años de lucha desde la izquierda (me afilié al desaparecido PSUM en 1984, fui parte de la dirección estatal del PMS en 1987  junto con la queridísima maestra Gloria Sánchez y fundador del PRD en 1989, siendo alcalde de mi municipio Soledad de Doblado, partido al que renuncié en el 2013, mes y días después de la fatídica firma del Pacto por México suscrito por Zambrano y, finalmente, colaborador “anónimo” del proyecto MORENA, desde mi modesta trinchera de ciudadano)… Mi preocupación, estimado Andrés Manuel, tiene que ver con la dificilísima lucha para conquistar la confianza ciudadana cuando todo el aparato del sistema está empecinado en destruirla a través de la difamación y la calumnias incesantes mediante los más inimaginables infundios, todos ellos auto destruidos al carecer de sustento que los prueben…

¿como podremos hoy confrontar la campaña de desprestigio cuando nos acusen de anti democráticos, cuando nos acusen de haber mentido a los ciudadanos y protagonistas del cambio a quienes se les dijo que podían registrarse para buscar la precandidatura a los cargos de presidente y sindico, si ésta no fue valorada, sino desechada; como vamos a justificar ese cobro de 730 pesos por registro de los protagonistas; esto acaso no es una vil traición a los principios más elementales de la democracia que tienen que ver con la equidad, la justicia y la legalidad; cómo podremos confrontar, de aquí en adelante, la calumnia, pidiendo las pruebas?

Esta ilegalidad perpetrada por la Comisión Nacional de Candidaturas debe enmendarse; y debería hacerse sin querella de por medio, es decir, sin esperar a que sean los tribunales quien lo ordenen, sino por motu propio, en un humilde reconocimiento del error cometido; de no hacerlo, habrán cancelado para siempre LA ESPERANZA DE MÉXICO…

Con un fuerte y solidario abrazo: EUFEMIO CASTRO FERNÁNDEZ

Soledad de Doblado, Ver., a 28 de febrero de 2017.

Fuente: https://www.facebook.com/eufemio.castrofernandez