Por Martín Moreno

01 de marzo de 2017

 

  • Presión a la panista para ir vs Gómez

  • Posible y probable, la derrota priista

Las cosas pintan mal, muy mal, para el PRI, en el Estado de México.

Tan es así, que el sábado pasado hubo una reunión privada entre altos políticos mexiquenses que arrojó una decisión de alto riesgo: si Josefina Vázquez Mota (PAN) no arremete y contrarresta a Delfina Gómez (Morena) – la amenaza electoral de Alfredo del Mazo-, se lanzará un misil contra la panista.

¿Cuál es ese misil?

Denunciar públicamente que Vázquez Mota utilizó, para uso personal, gran parte de los 900 millones de pesos que “Juntos Podemos”, organización de apoyo a migrantes que ella preside, recibió por parte del gobierno federal, según reveló en su momento Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Es decir: para el aún poderoso PRI mexiquense – el más nocivo, el menos transparente, el más corrupto-, Vázquez Mota debe comprender y alinearse en ese juego de valores entendidos que es la política: yo te apoyo, pero te cobraré facturas. Y acostumbrados a esa feria de conveniencias, los priistas se encargarán de recordarle a Josefina que el haber recibido esos 900 millones de pesos, hoy por hoy tienen un precio a pagar.

Y ese precio, de acuerdo a los parámetros priistas, es que Josefina se convierta, desde ya, en el ariete crítico en contra de la maestra Gómez, a quien desde Toluca hasta Los Pinos ven como una amenaza de alto calibre para terminar con la dictadura política del priato en la tierra de los Hank, Montiel, del Mazo, Peña y compañía: el Estado de México.

¿Por qué ven a Delfina como una amenaza?

Porque  de acuerdo a las encuestas de El Universal y de la firma Massive Caller, hay un empate técnico entre del Mazo, Vázquez Mota y Delfina.

Pero brinca un detalle:

Mientras el priista y la panista han llegado a un tope electoral, es más factible que la sorprendente maestra Gómez – ex alcaldesa de Texcoco y ex diputada federal por Morena-, siga subiendo en las preferencias electorales de aquí al 4 de junio próximo. (La encuesta del diario registra, en un periodo corto, un brinco de Morena de 5 a 11.6 por ciento en las preferencias electorales mexiquenses; es decir, va a la alza).

Delfina Gómez se ha vuelto un dolor de cabeza para el PRI. Y para Los Pinos.

Las posibilidades políticas de la maestra morenista son reales para convertirse no sólo en la enterradora del priismo mexiquense en la disputa por la gubernatura, sino también en la primera mandataria estatal de oposición en triunfar a ese nivel, así como ser la primera mujer que gobernaría al Edomex. Casi nada.

Las probabilidades en números y tendencias también favorecen a Delfina.

Y por eso, es esa reunión del sábado pasado, el priismo sacó una conclusión: es hora de cobrarle la factura a Vázquez Mota. ¿Cómo? Enviándola como punta de lanza para que entre en confrontación abierta con Delfina, que se ataquen entre las dos, y así no desgastar a del Mazo, que quedaría al margen de la disputa femenina y se dedicaría a hacer campaña a la vieja usanza: montado en montañas de dinero, ofreciendo despensas y coptando voluntades.

A la vieja usanza priista.

¿Y si Josefina se niega a ser el ariete del PRI contra la maestra Gómez?

Pues entonces, se atendría a las consecuencias:

Desde las esferas priistas-gubernamentales, se lanzaría el misil devastador en su contra: haber usado, para su beneficio personal, parte de aquellos 900 millones de pesos que recibió “Juntos Podemos”. Ya sabrían los priistas como comprobarlo.

De llegar esa acusación, sería un golpe demoledor para Vázquez Mota. Cuasi liquidada.

Y entonces sí, la pelea se bifurcaría: Del Mazo vs Delfina Gómez.

¡Y agárrense!

*****

Las cosas pintan mal, muy mal, para el PRI, en el Estado de México.

En esta columna advertimos que Eruviel Ávila hizo todo lo posible por imponer a Ana Lilia Herrera como la candidata del PRI al Edomex. No pudo. El ungido llegó desde Los Pinos y es primo del presidente de la República.

Sin embargo, la tradicional disciplina priista – sobre todo la mexiquense-, parece resquebrajarse.

Hay resistencias de Eruviel y de su equipo para apoyar al junior del Mazo. Quieren garantías de que a Ávila se le permita jugar, sin obstáculos, por la candidatura presidencial del PRI para 2018.

De ahí, las resistencias para con del Mazo.

No quieren mucho al junior.

Por lo pronto, si vemos que Vázquez Mota endereza cañones contra Delfina Gómez, ya sabemos la razón.

¡Agárrense!

Fuente: sinembargo.mx