En una entrevista para el semanario alemán Die Zeit, el Pontífice advierte que quienes arropan esa tendencia recurren a mesías con el argumento de que hay que proteger la identidad del pueblo. “Como ha mostrado el siglo pasado”, dice. Fustiga a Europa

El Papa Francisco se reconoce como ‘pecador’ y ‘no infalible’ en una entrevista con el semanario alemán “Die Zeit”, en la que se muestra preocupado por los populismos en las democracias occidentales y especialmente en Europa.

“El populismo es malo y acaba mal, como ha mostrado el pasado siglo”, afirma Francisco, quien considera que esas tendencias se basan en la utilización de las personas, para lo que se recurre a mesías con el argumento de que hay que proteger la identidad del pueblo.

El Papa vuelve a hablar de una Tercera Guerra Mundial y pide dirigir la mirada, por ejemplo, a Ucrania, Asia o Irak.

Preguntado por si atraviesa momentos en los que duda de la existencia de Dios, responde que él también conoce “los momentos de vacío” y de oscuridad.

ALERTA SOBRE ‘DEMAGOGIAS POPULISTAS’ CONTRA MIGRANTES

El Papa Francisco denunció a las “demagogias populistas” que aprovechan y amplifican el egoísmo, al alimentar el rechazo hacia los migrantes, a quienes se considera como competidores o “súbditos a los cuales dominar”, dijo.

El Papa recibió en el Palacio Apostólico del Vaticano a asistentes al foro internacional “Migraciones y paz”, ante quienes lamentó que gran parte de los desplazamientos forzados en el mundo sean causados por conflictos, desastres naturales, persecución, pobreza extrema y condiciones de vida indignas.

Advirtió que los seres humanos tienen una “inclinación al rechazo”, que los induce a mirar al otro no como un hermano a acoger, sino con el deseo de “dejarlo fuera de nuestro personal horizonte de vida”.

“(Ante ello) urge un cambio de actitud para superar la indiferencia y anteponer, a los temores, una generosa actitud de acogida hacia aquellos que golpean nuestras puertas”, afirmó.

Más adelante aseguró que es “imperativo moral” proteger a quienes huyen de las guerras y las persecuciones, poniendo en práctica eficaces programas de lucha contra los “traficantes de carne humana” que lucran con las desventuras de los demás.

Urgió a abrir canales humanitarios “accesibles y seguros” para estos refugiados, que a menudo son atrapados por las organizaciones criminales sin escrúpulos.

“Una acogida responsable y digna de estos hermanos y hermanas comienza por su primera ubicación en espacios adecuados y decorosos. Los grandes hacinamientos de solicitantes de asilo y refugiados no han dado resultados positivos, generando más bien nuevas situaciones de vulnerabilidad y malestar”, sostuvo.

“La defensa de sus derechos inalienables, la garantía de las libertades fundamentales y el respeto de su dignidad, son tareas de las cuales ninguno se puede eximir”, estableció.

Según el Papa, la promoción humana de los migrantes y de sus familias debería comenzar en sus comunidades de origen, donde debe serles garantizado no sólo el derecho a poder emigrar, sino también el derecho a permanecer, a encontrar condiciones que les permitan una digna realización de la existencia.

Para lograrlo llamó a impulsar los programas de cooperación internacional desvinculados de intereses de parte, y que promuevan el desarrollo de los migrantes como protagonistas.

Aclaró que la integración no significa “asimilación” ni “incorporación”, sino que se trata de un proceso bidireccional basado esencialmente en el mutuo reconocimiento de la riqueza cultural del otro.

Explicó que no se trata del “aplanamiento” de una cultura a otra, y tampoco de aislamiento recíproco, con el riesgo de “nefastas y peligrosas actitudes de ghetto”.

“Quien llega está obligado a no cerrarse a la cultura y a las tradiciones del país anfitrión, respetando sobre todo las leyes. No debe ser olvidada la dimensión familiar, por eso me siento en deber de subrayar la necesidad de favorecer y privilegiar las reunificaciones familiares”, subrayó.

“Las poblaciones autóctonas deben ser ayudadas adecuadamente a procesos de integración, no siempre simples e inmediatos, pero siempre esenciales e imprescindibles en el futuro”, abundó.

PRESIDENTE AUSTRIACO CRITICA ACTUAL TENDENCIA POPULISTA Y NACIONALISTA

El presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, criticó las actuales tendencias populistas y nacionalistas en el mundo y defendió el valor de la Unión Europea (UE).

“Estoy convencido de que la afronta a la dignidad humana, el rechazo del otro y del extranjero, el límite a las libertades fundamentales por nuevos muros y viejos nacionalismos, no resolverán ningún problema”, afirmó.

“Bien al contrario: crearemos nuevos. No es un pronóstico, es una constatación”, añadió.

Para ese economista de formación, elegido en diciembre pasado bajo la bandera ecologista, el dilema al que se enfrenta el mundo actualmente “no es entre lo nacional y lo trasnacional”.

“Si tenemos un dilema es el de saber si todavía creemos que todos los hombres son iguales”, sostuvo.

Hijo de inmigrantes eslovenos, el presidente austríaco dijo tener claro que Europa “puede ayudar a sí misma y a los extranjeros”.

“Necesitamos nuestros próximos y Europa es un continente del “y”, no del “o uno u otro”. No creo que exageramos si decimos que es esto lo que hace nuestra especificidad en el mundo”, afirmó.

También recordó la “dura” historia europea del inicio del siglo y pidió que los ciudadanos “saquen lecciones de esas experiencias”.

“Tuvimos paz en Europa gracias a la cooperación y al respeto mutuo”, dijo, recordando la ascensión de Hitler y la primavera de Praga.

“En la UE hemos logrado un proyecto de sociedad abierta, que respeta la libertad pública, que conoció un bienestar público. El respeto del derecho y valores europeos es condición indispensable para hacer frente a los desafíos de hoy”, añadió.

Van der Bellen urgió a los euroescépticos a ser conscientes de que ningún país europeo tiene suficiente fuerza individualmente y que “algunos países externos quieren precisamente debilitar la potencia negociadora de la UE”.

Su elección ante el candidato de la extrema derecha, Norbert Hofer, ha sido “un gran ‘no’ al nacionalismo, al proteccionismo, así como a la simplificación y al populismo”, una muestra de que “la juventud austriaca quieren su futuro en la UE”, afirmó.

POPULISMO, ENEMIGO QUE PONE EN RIESGO ESTABILIDAD SOCIAL: ARTURO ZAMORA

El domingo pasado, el líder del sector popular del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Arturo Zamora Jiménez, alertó que los adversarios del tricolor “presumen y hacen uso del rumor buscando nuestra división interna”.

Por ello, el también senador llamó a no escuchar el rumor de la discordia, “el enemigo no está aquí, el enemigo son los que no han sabido gobernar cuando tuvieron su oportunidad”.

Advirtió que el enemigo “es el populismo que pone en riesgo la estabilidad social de nuestro país; nosotros hemos sido, somos y seremos siendo garantes del orden social, porque tenemos visión de Estado, porque amamos nuestro país y porque estamos dispuestos a que nadie nos afecte nuestra soberanía”.

Manifestó que el desafío más grande de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) y del PRI es garantizar la continuidad del proyecto de nación que ha impulsado el Presidente Enrique Peña Nieto.

En este sentido dijo que sólo con unidad se logrará defender al país en esta nueva etapa de las relaciones con Estados Unidos.

Agregó que en la nueva etapa del sector popular priísta “nuestro principio y eje rector es la unidad, con inclusión ciudadana”, además de desplegar liderazgos sensibles y de tiempo completo para dar soluciones a las exigencias sociales.

“Tenemos el compromiso de que nuestro sector popular y sus organizaciones sean un vínculo efectivo con la militancia y la ciudadanía. Debemos salir a buscar a la gente, a recuperar nuestra vocación de tierra, a dejar el escritorio, a caminar las calles, a escuchar a la sociedad”, subrayó.

Fuente: impacto.mx