AL SON…

El cambio que necesita el PRI y por ende su candidato a la alcaldía de Xalapa, Alejandro Montano Guzmán, debe ser real, de fondo, sin simulaciones y en esa línea poco o en nada ayuda a ninguno de los dos el obeso ex secretario de Organización del Partido Encuentro Social (PES), Juan de Dios Sánchez Abreu.

De eso es de lo que la gente está cansada, de ver a políticos como ese, sin escrúpulos, sin calidad moral, ambiciosos y con poca o a veces nada de honestidad.

El de Coatzacoalcos hace unos años hizo su berrinche porque no le dieron una candidatura por su municipio y se fue siguiendo a su paisano Gonzálo Guizar Valladares, luego el año pasado, ya que había exprimido al PES, se incorporó a la campaña para gobernador de Héctor Yunes Landa y este sábado 18 de marzo se le vio dando órdenes y haciendo faramalla y media en la convención municipal de delegados del PRI en Xalapa.

Vaya es un tipo nefasto que ni siquiera de Xalapa es por lo que más hubiera valido sacarlo a patadas, ese no es un priista convencido, ese es un traidor, de los que dijo Montano que no tienen lugar dentro del PRI. ¿Será?, yo por lo que veo tienen ahí un gordo problema.

OPINION DE ROBERTO VALERDE GARCIA