* Una fiesta anunciada.

Por: Gabino Sánchez Córdoba (El Chato)

24 de marzo de 2017  /  Hace 18 años que llegue a vivir a la congregación de Pacho Viejo, Ver., lugar  que se encuentra ubicado a la mitad entre el municipio de  Coatepec y la capital del estado Xalapa, es un pueblo pintoresco, lleno de tradiciones,  a donde sus principales giros económicos son la agricultura, la industria y el comercio, la peculiaridad de ésta localidad es el  arraigo a viejas costumbres, además de distinguirse por la gran hospitalidad de su gente, de gesto amable y solidario, el sello que galardona a ésta población  además de su café de altura,  son sus “fiestas patronales”.
He ahí donde quiero abordar el tema, pues de hace  años a la fecha han ido evolucionando de manera espectacular, cada vez con mayor identidad e intesidad.

Este recóndito lugar se caracteriza por el entusiasmo de sus habitantes, que aman sus raices, lugar de gente trabajadora y emprendedora, pero sobretodo de personajes sin iguales que le dan un toque especial y mágico a la tan esperada “fiesta de mayo”.

En primer plano se honra a San Jose el día 1 de Mayo y en segundo tenor el 3 de Mayo a la Santa Cruz.

Todo empieza con una tradicional peregrinación a donde los santos son paseados por todo el pueblo, y se hacen acompañar por un sinfin de fieles, creyentes y curiosos, asimismo siempre un rezo oportuno es lanzado a las alturas para mejorar y proteger al pueblo, en plegarias de oración, ésta caminata Santa por así llamarla, tiene una duración de 2 horas aproximadamente, aparte de lo antes mencionados también se hace acompañar de fuegos pirotécnicos.

Posteriormente el día 29 de abril y como en varias congregaciones, Pacho no es la excepción, se hace un ritual muy especial, comenzando con una misa en el campo deportivo, para enseguida velar toda la noche y madrugada los arcos florales que adornaran las respectivas iglesias del Viejo pero bello Pacho, a donde diferentes grupos musicales amenizan la verbena popular, puedo afirmar que más de 4 mil almas llegan hasta este sitio para empezar la celebración y el reventon, ahí mismo se quema un tradicional castillo el cual indica que oficialmente el pueblo se viste de gala para su holgorio.

El día 30 de abril es el día especial, esperado por muchos y aunque la mayoría de los habitantes ya traen la resaca y desvelo del día anterior, tienen una cita, la más importante, el cuadro deportivo es testigo del desfile de una cantidad inmensurable de personas de todas las edades, niños, adolescentes, adultos y ancianos, para después cargar el arco y deambularlo por todas las calles del burgo lugar, pareciera fiesta de película mexicana, de esas que remontan la época de oro del cine mexicano, pues se hace acompañar de color, folklor, ritmo y sabor, delante de los fuertes personajes que cargan en hombros el arco, se hace acompañar una pipa de agua que los va refrescando del cansancio y del agobio del calor tanto humano, como del astro sol, pero aún más adelante de la pipa va un sonido de música disco, que va poniendo el ambiente y hace bailar hasta el más serio, con canciones de moda y alusivas a la celebración, pero eso no es todo, pues los organizadores se dan a la tarea de calmar la sed de los sedientos valgase la redundancia, con el típico y sabroso compuesto de “piña”, que se ha vuelto la bebida favorita de los lugareños y de los visitantes que se dan cita para presenciar este maratónico recorrido, que dura alrededor de 4 horas y termina con la colocación del arco en la edificación católica.

Enseguida del día 30, se viene por oficial el día 1 de mayo, Fiesta de San Jose, celebrado con diferentes ritos católicos, y en distintas casas esperan a sus invitados para agasajarlos con platillos típicos de la región que van desde un mole, carnitas, barbacoa y mariscos.
Ese mismo día es el baile de gala, se puede apreciar como la gente desfila con los mejores atuendos, adecuados para bailar hasta que el cuerpo aguante, como lo dice el dicho popular, las calles se ven llenas de puestos de feria, que le dan una identidad propia a Pacho Viejo., posteriormente el día 2 de mayo se vuelve a pasear el otro arco floral con la misma intesidad como la del día 30 de abril.
Por último el cierre de fiesta, que es el 3 de Mayo, es clausurada la celebración con otro efusivo baile, que congrega a más de la mitad del pueblo y de otras localidades aledañas a éste. Para cerrar con broche de oro y esperar otro año más para la tan esperada fiesta de Mayo