En Fórmula Financiera

27 de Mayo, 2017

David Faitelson señaló que el modelo de negocio de Tigres no tiene que reportar ganancias, porque las reinvierte, lo cual le permite tener una nomina de 60 millones euros; mientras que el de Guadalajara, está pensado en el futuro, porque pretende producir sus propios partidos y venderlos como un contenido de televisión vía Internet.

El comentarista deportivo David Faitelson señaló que la final del Torneo mexicano del futbol entre Guadalajara y Tigres, que se llevará a cabo este fin de semana, no sólo representa una competencia entre equipos populares, sino entre dos modelos de negocio redituables, sobre todo porque el equipo de Chivas pertenece a un empresario y Tigres a un corporativo.

En entrevista para el espacio de “Fórmula Financiera”, comentó que el ingeniero Alejandro Rodríguez, presidente de Tigres, afirmó que el plantel, hoy en día, cuesta en 60 millones euros, lo cual es una cantidad muy alta para el futbol mexicano.

“El equipo que más gasta en el mundo es el Real Madrid, con 590 millones de euros, que es lo que vale la nómina del equipo español; la de Tigres es de 60 millones de euros y es la más cara del futbol mexicano”, indicó Faitelson.

Apuntó que el ingeniero Rodríguez señaló que la ventaja de Tigres, de lograr ese tipo de inversiones y ese tipo de modelo de negocio, es que no tiene que reportar ganancias, pues el Grupo Cemex, que maneja a Tigres con una concesión que le da la Universidad Autónoma de Nuevo León, lo único que le pide es que el equipo se mantenga en los primeros lugares, que la marca esté saludable, que no dé una imagen de derrota.

Además, todo lo que gana el club por derecho de comercialización, televisión, venta de futbolistas y de boletaje en el estadio, Rodríguez lo reinvierte para poder destinarlo al futbol, y eso le permite tener una nómina de 60 millones, con un futbolista como el francés André-Pierre Gignac, “que gana 2.1 millones de dólares al año en el futbol mexicano”.

Del otro lado está Chivas, un equipo que, acotó, “no gasta poco, porque el jugador mexicano escasea y, al momento de escasear, es caro (oferta y demanda). El delantero Alan Pulido le costó a Guadalajara 18 millones de dólares, la transacción más cara del futbol mexicano a nivel interno”.

Apuntó que este equipo intenta producir sus jugadores en cantera, pero ésta no se da abasto, pues a veces tiene buenas, medianas o regulares camadas. “Por ello, está claro que ha tenido que salir a buscar al jugador mexicano en otros equipos, el problema es que los otros, al ver que Chivas necesita jugadores mexicanos y éstos nos sobran, se los venden muy caros”.

Señaló que Guadalajara depende de Grupo Omnilife, de Jorge Vergara, quien “creo que lo mejor que ha hecho en los últimos tiempos fue alejarse del futbol, es decir, dejar de tomar decisiones de futbol, y dejar la responsabilidad a Matías Almeyda”.

Aquí, agregó, se integró José Luis Higuera, que es el vicepresidente y es el encargado de manejar los dineros, empujó la plataforma de Chivas TV, que ha tenido que dar marcha atrás por un término contractual y regresaron con Televisa y TDN para la transmisión de esta temporada.

“El modelo de negocio de Guadalajara es pensando en el futuro, porque el Guadalajara es un contenido de televisión, publicitario y es tan poderoso en México como en Estado Unidos; entonces Vergara e Higuera saben que el futuro del equipo está en poder producir sus propios partidos y venderlos como un contenido de televisión vía Internet”, concluyó el comentarista.

FUENTE: RADIO FORMULA