T E X T O IRREVERENTE  |

Por Andrés Timoteo  |

¿Quién tiene más credibilidad, el chiapaneco Jorge Morales o la periodista Marijose Gamboa?, ¿quién de los dos ha arriesgado  su integridad física por ejercer un periodismo libre?, ¿cuál de ambos ha dado la cara por las causas ciudadanas? Ni siquiera es necesario plantear la pregunta, pero se hace  para que el lector tenga el hilo conductor del tema. Ayer, los dirigentes de la paquiderma Comisión estatal para la defensa –risas- de los periodistas, salieron a lanzar adjetivos contra la columnista y diputada local, Gamboa Torales.

La acusan, claro, de lo que ellos mismos adolecen. Se paran frente a un espejo y lo que ven, sus propios reflejos, los confunden mañosamente con el de Marijose, y le escupen. La llaman mentirosa y que hace la “guerra” –vaya pobreza de lenguaje al recurrir a un lugar tan común- a la elefantina comisión, cuando lo que Marijose Gamboa ha hecho es solo desnudar públicamente sus inacciones, negligencias y peor aún, posibles pillerías.

Los gritos en su contra no son algo gratis pues sus acusadores saben lo que han hecho, se sienten “amenazados” porque serán desnudados. La legisladora está por presentar una denuncia penal porque los sueldos de los dos comisionados que renunciaron al entuerto, el periodista Mussio Cárdenas y el empresario Raúl Arroniz se continuaron “cobrando” en su ausencia.  En un intento para engañar al congreso local, los dirigentes de la CEAP notificaron que ambos renunciaron en abril pasado, cuando lo hicieron desde el inicio.

¿Quién cobró esos salarios?, ¿dónde está ese dinero?, ¿por qué falsearon la información? Eso lo tendrán que explicar ante el ministerio público. Por si fuera poco, se tiene el reporte de que entre los veinte comunicadores que fueron apoyados financieramente por esa comisión, figuran gastos frívolos y hasta insultantes: a una reportera de una agencia informativa le pagaron las colegiaturas para que ¡estudiara Derecho!, a otro le pagaron la renta de su casa, a otro más las colegiaturas de su hijo en una escuela particular y hay hasta pago de consumos en restaurantes y bocadillos para tertulias sociales.

En eso se va el presupuesto millonario de la elefantina comisión, además de los estratosféricos sueldos de sus integrantes- Por si eso no bastara, ayer otro de sus miembros,  Pedro Díaz Cruz vuelve a ser el blanco de acusaciones de parte de colegas del norte del estado, pues le atribuyen que se dedica a extorsionar a políticos a nombre de la CEAP. Ya hay una denuncia penal interpuesta que hasta la fecha no ha sido desahogada.

Tal caso es indicador de que los que fueron nombrados como comisionados no son personas probas ni mucho menos. Lo del señor Díaz Cruz es minucia si se escudriña el perfil y las acciones de otros comisionados. Hay por ejemplo uno que cobra cinco sueldos provenientes de la nómina pública: en la Editora de Gobierno, en la Universidad Veracruzana, en la CEAP, en el ayuntamiento de Jalapa y de pilón, como parte de la vocería del senador José Yunes Zorrilla. Así hay otros con un historial que los inhabilita éticamente para decirse defensores de los periodistas vulnerados.

Ahora buscan lanzar lodo sobre Marijose Gamboa para que no vean la macula propia. No les alcanza, y la diputada no solo debe acudir a la Fiscalía para que se investigue el uso del dinero en esa comisión sino también presentar ya de una vez la iniciativa para que sea disuelta o por lo menos que sus comisionados sean honorarios, y el dinero se ocupe en ayudar a la comunidad reporteril que en verdad lo merezca, no a los cuates ni compadres ni recomendados.

UÑAS MULTICOLORES

“Quien lee los números, descifra el mundo”, dice un antiguo proverbio árabe. Los sabios de Medio Oriente, como se sabe, figuran entre los padres de los números modernos. Ellos dicen que el mundo que creó  Alá –Dios- es numérico: todo está medido, cifrado, numerado.  La Biblia también lo expone: “cada uno de tus cabellos está perfectamente contado”, señala el evangelista Mateo. Algunos científicos modernos que se asombran al comprobar las coincidencias y precisiones numéricas en el universo, han llamado a eso “las matemáticas de Dios”.

Así, los números son reveladores en lo grande,  pero también en lo pequeño, lo cotidiano. Sirven para medir el tamaño de cosas, acciones y hombres además de alertar sobre los pillos,  como es el caso del informe sobre la revisión de la Cuenta Pública 2016 en la cual hay un daño patrimonial en 122 municipios –la mitad de los 212 existentes- por más de 700 millones de pesos. Sí esos  alcaldes se robaron tal cantidad en el penúltimo año de su periodo edilicio, cuánto no se llevarán en el llamado “Año de Hidalgo” – “que chingue a su madre el que deje algo”, es el complemento de la frase- que es este 2017.

En ese listado hay de todo, y la  enseñanza de la revisión numérica es que panistas, priístas y perredistas robaron por igual, el color partidista y la filiación ideológica no les impidió apropiarse de lo ajeno. Azules, tricolores y amarillos tienen uñas del mismo tamaño. El próximo año esos ediles  podrían estar fugados o en una celda penitenciaria, y sobre todo porque  muchos de ellos entregarán las comunas a gobiernos de oposición.

De algunos ya no sorprende el señalamiento porque saqueadores irredentos: Joaquín Caballero de Coatzacoalcos, Jorge González Azamar de Catemaco, Rosendo Pelayo –“Chendo Mentiras”- de San Andrés Tuxtla, Adriana Maas de Cosamaloapan, los Vázquez Parisi de Cosoleacaque, Reveriano Pérez Vega de Coxquihui, los Picazo de Coyutla, Octavio Ruiz Barroso de Alvarado,  Tomas Ríos de Córdoba, Ana Rosa Valdez de Paso de Ovejas y Marcos Romero de Papantla, solo por citar algunos de ellos.

Lo más grave es que en municipios con población indígena y en pobreza extrema figuran entre los más saqueados del 2016, además de Coxquihui, Papantla y Coyutla están Tehuipango, Mixtla de Altamirano, Tequila, Soledad Atzompa, Tatahuicapan, Mecayapan, Tezonapa, Mecayapan, Filomeno Mata, Ilamatlán, Benito Juárez, Uxpanapa y Zongolica. Más que el resto, esos ediles deben terminar en prisión porque su crimen tiene un agravante: les robaron a los más necesitados.

Envoyé depuis Paris, France.

Fuente: NOTIVER