Invasión de rutas, taxis colectivos y gastos propiciados por el reordenamiento del transporte público, las causas: Manuel Mejía.

Por Irineo Pérez Melo

Xalapa, Ver., Producto de los gastos que implicó el programa de reordenamiento del transporte público y la competencia desleal de los taxistas, al brindar el servicio colectivo de pasajeros, propiciando la invasión de rutas, el transporte urbano y suburbano enfrenta una aguda crisis, la cual al resultar incosteable pararían sus operaciones.

Manuel Mejía del Ángel, presidente de la Coalición de Transportistas del Estado de Veracruz, mencionó que de las 250 empresas camioneras que operan a lo largo y ancho de la entidad, “249 están quebradas por esta situación, para no decir que todas, propiciando el despido de los trabajadores”.

Técnicamente todo mundo está con rutas que ya no cubren porque son incosteables, con suspensión de compras de renovación de equipo, con despido de personal de las empresas, con crisis en muchos sentidos, de entrada, lo primero que se resiente es en el marco del mantenimiento estético, que no se puede soslayar, como de pintura y eso, se refleja de inmediato, añadió.

En lo referente al personal, dijo que se ha despedido al 30% de la plantilla, sobre todo de la gente que estaba en el área administrativa, optimizando el servicio y solo se quedan los que más trabajan.

“En la parte de mantenimiento, los ayudantes, la gente que se le estaba enseñando de alguna forma, les enseñas y les paga, se tuvo que reducir de una manera importante esa parte; en el caso de los operadores, el hecho de abandonar rutas por incosteables implica que ya no tienen trabajo. Entonces si ha sido importante la reducción d personal”, advirtió.

En ese tenor, dio a conocer que este día sostendrían una reunión los integrantes de la directiva de la Coalición con el secretario general de Gobierno, Rogelio Franco Castán, para plantearle esta situación que enfrentan los permisionarios del transporte público, y de no ser atendidos por el gobierno estatal el problema, podría ocasionar “la muerte de esta industria y pasar el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares como el bienio en el que el transporte en Veracruz quebró”.

Entrevistado momento antes de acudir a la reunión establecida con los funcionarios estatales, insistió en que hay desesperación entre este sector, “lo cierto es que teníamos una situación crítica y en un momento dado de la crisis, se adicionó el hecho de los gastos del programa (de reordenamiento del transporte)”.

“Solo por ponerte un ejemplo, mi empresa (Autotransporte Alamo) pagó casi 800 mil pesos entre actualización de unidades y pago de esto, pago de lo otro, pago de allá, pago de viáticos y mil vueltas y muchas cosas que tuvimos que hacer. Hay empresas que pagaron más que eso, y algunas de ellas en abonos chiquitos como Electra y siguen pagando, adicionando eso, es un problema que en un momento dado no le vemos forma y fondo, con los pagos que tenemos que hacer no será posible” puntualizó.

¿De persistir esta situación que harán? Se le preguntó.

Vamos a parar, ya cuando no sea costeable operar, vamos a parar, respondió.

¿Establecerán un plazo para ello? Se le cuestionó.

No creo, será de acuerdo a las posibilidades de cada empresa. Por ejemplo ATC, que era el enorme monstruo del servicio urbano en Poza Rica, con 400 autobuses hoy trae 8 camiones trabajando, hay días que trae 10, los camiones nuevos que traían se los recogieron porque no los pudieron pagar, digo porque Poza Rica pasó de 800 taxis, si no me equivoco a 4 mil; más los que llegan de Cazones, Tihuatlán y de un chorro de lados, es evidente que no va a funcionar, concluyó.