POR: Felipe Gazcón |
CIUDAD DE MÉXICO, 10 Nov, 2017.- El Banco de México mantuvo ayer sin cambio la tasa de interés de referencia en 7%, en línea con las previsiones del mercado.

Sin embargo, mantuvo un sesgo más hawkish o restrictivo, a decir de algunos economistas, quienes consideran se dejó ver la posibilidad de mayores alzas.

El banco central advirtió que se han deteriorado los balances de riesgos para el crecimiento y la inflación, por lo que el primero mantiene un sesgo a la baja y el segundo al alza.

El balance de riesgos para el crecimiento se encuentra sesgado a la baja, debido a que la incertidumbre asociada a la renegociación del TLCAN ha mantenido en niveles deprimidos la inversión. Posiblemente es una de las causas de la desaceleración del consumo”, recalcó.

Por otra parte el instituto emisor reconoció que “se considera que el balance de riesgos con relación a la trayectoria esperada para la inflación por el instituto central se deterioró y tiene un sesgo al alza en el horizonte en el que actúa la política monetaria”.

Explica que un peligro de alza para los precios estriba en que se registre una depreciación de la moneda nacional en respuesta, a una evolución desfavorable del proceso de negociación del TLCAN o a una reacción adversa de los mercados al alza de tasas de la Fed.

Dijo que se anticipa que durante lo que resta de 2017 la inflación general anual continúe con su tendencia a la baja y que dicha marcha se acentúe durante el próximo año, conduciendo a la convergencia al objetivo de 3% hacia finales de 2018, pero ello dependerá de un comportamiento ordenado del tipo de cambio.

Fuente: dineroenimagen.com