Números Rojos  |

Brenda Caballero  |

BRENDA CABALLERO / Numeros Rojos

Una de las comparecencias más esperadas era la de la Secretaría de Finanzas y Planeación, por lo que no importó que fuera sábado, once de la mañana o que mi garganta estuviera más seca que las arcas recibidas por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares el pasado primero de diciembre.

Guillermo Moreno Chazzarini, secretario de Finanzas, llegó puntual para ser cuestionado sobre la situación actual que guardan los recursos del estado. Lo acompañaron sus Subsecretarios de Finanzas y Administración, Bernardo Segura Molina; de Planeación, Héctor Vargas Rubín; de Ingresos, Alejandro Salas Martínez; y de Egresos, Francisco Javier Jiménez Rocha, además del Procurador Fiscal David del Ángel Moreno, quienes estuvieron muy movidos tarjeteando al Secretario por la cantidad de preguntas que le hicieron los diputados.

Los que ya habían madrugado fueron los Subdirectores y Directores de la Sefiplan, quienes se encontraban en el Auditorio del Congreso del Estado y escuchaban atentos las preguntas y respuestas de las dos rondas.

El protocolo de la comparecencia inició apenas con 7 minutos de retraso a cargo del Presidente de la Comisión Permanente de Hacienda, Carlos Morales Guevara, quien al principio se notó nervioso, pero ya en la segunda ronda entró en calor y hasta aventó su pregunta al titular de las finanzas veracruzanas. José Kirsch Sánchez, secretario de la Comisión, intervino para reconocer el trabajo de Moreno Chazzarini y equipo. José Luis Enríquez Ambell, vocal de la comisión, fue el primero en preguntar sobre un tema que ha generado bastante controversia: la reestructuración de la deuda.

Treinta minutos son insuficientes para exponer el estado que guardan los recursos de Veracruz, pero el secretario de la Sefiplan trató de sintetizarlo a partir de tres momentos: La forma en que se recibieron las finanzas: con un enorme desorden financiero; no existía ningún tipo planeación, no había controles, y la corrupción y la opacidad era un rasgo preponderante, esto ocasionó que la información no fuera confiable, pues estaba a modo, razón por la que el gobernador Yunes Linares en diciembre, declaró a los veracruzanos estar en “Emergencia financiera”, pues había 20 mil millones de pesos en déficit. Durante el ejercicio 2016, señaló que la Federación había suspendido los fondos federales, pues todos habían sido desviados, y no había ninguna aclaración. Al respecto, mencionó que ya se presentaron las denuncias respectivas por un monto total de 35 mil 909 millones de pesos. Como ejemplo mencionó el desvío de la nómina educativa por 3 mil 500 millones de pesos, aunque la Auditoría Superior de la Federación mencionaba la cantidad de 75 mil millones de recursos desviados.

En pocas palabras, el secretario de la Sefiplan indicó que se partió de cero, pues se reciben las finanzas públicas sin proceso de transición y no se pueden analizar los números, además de que la mucha de la información con la que se encontró no estaba contabilizada en los sistemas correspondientes, había gasto corriente alto, un déficit insostenible, un aparato gubernamental elevado y la Ley de ingresos estaba desbalanceada con el presupuesto correspondiente; además de que no había liquidez pues mientras en bancos había 382 millones de pesos, los sistemas de información interna reportaban 36 mil 307 millones de pesos.

Se dijo ser el Secretario que “sueña” con las Calificadoras pues le preocupan, y el más odiado por sus colegas pues ha hecho que todas las dependencias gubernamentales se aprieten el cinturón logrando con ello una reducción de 2 mil millones de pesos, derivados del Decreto de reducción del gasto que ha servido para equilibrar el presupuesto de egresos. De esta forma se ha contenido el gasto.

Otras medidas que se han hecho durante la gestión de Miguel Ángel Yunes fueron cancelar la basificación masiva de plazas que se había contemplado y que representaba más de 2 mil millones de pesos, además de solicitar adelanto de participaciones federales, abrir dos cuentas de crédito, recuperar los bienes robados del sexenio de Javier Duarte (los cuales se pueden consultar públicamente en la página de la Sefiplan), llevar a cabo una política fiscal responsable, reestructurar la deuda de largo plazo, y recuperar el control de las finanzas públicas estatales implementando una nueva plataforma tecnológica que hasta Luca Paccioli (el padre de la contabilidad) hubiera envidiado, expresó Moreno Chazzarini.

Esta plataforma es el Sistema de Administración Financiera del Estado de Veracruz 2.0 (Siafev) que ha permitido la gestión integral de recursos financieros, humanos y materiales. Dicho sistema fue implementado para dar cumplimiento a la Ley General de Contabilidad Gubernamental, la Ley de Disciplina Financiera, la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública y las disposiciones del Consejo Nacional de Armonización Contable (Conac), ¡vaya! ¡hasta la Sefiplan recibió un reconocimiento por su implementación! El Siafev fue determinante para que hubiera confianza y sin duda ayudó a que se lograra la reestructuración de la deuda, pues el sistema hace que los estados financieros sean confiables y certeros.

Daniela Griego Ceballos fue la diputada que más cuestionó al Secretario, incluso reclamó que se le limitara el tiempo de sus preguntas cuando el día anterior la Comparecencia del Secretario de Seguridad Pública había sido sin medida de tiempo. Ella cuestionó todo, laudos, restructuración, deudas hasta la falta de pagos a los empresarios que habían sido proveedores del estado.

De Inmediato el Secretario Moreno expuso que algunos adeudos datan desde el año 2010 al día de ayer 35 habían presentado sus documentos, una deuda equivalente a 125 millones. Aseguró se hará el pago pero de acuerdo a la capacidad económica del gobierno del estado, como lo marca la ley.

La diputada de Morena también cuestionó la dependencia del gobierno estatal de las participaciones federales. Su respuesta fue que el 91 por ciento de los ingresos corresponden a este rubro, mientras que el 9 por ciento de recursos propios. Es verdad, consideró que Veracruz tiene una dependencia total, pero ¿estamos dispuestos los veracruzanos a pagar más impuestos?

Sobre las participaciones federales señaló que ahora las participaciones son transferidas a alcaldes inmediatamente a los municipios, siendo estas 17 mil 672 millones de pesos participaciones, se han mandado también mil 743 millones de pesos a la UV y se han pagado 2 mil 278 millones de ISR de este año y el anterior.

Y es precisamente el SAT una de las mayores preocupaciones del Secretario, ya que éste se iba a cobrar a lo Chino, reteniendo participaciones federales, por lo que se ha llegado a un acuerdo con ellos y se ha priorizado el recurso público para efectuar el pago de 8 mil millones de pesos con el SAT.

Otros temas mencionados fueron el pago de los sueldos de los trabajadores del estado, están garantizados, que se han negociado laudos laborales por falta de liquidez.

La base de contribuyentes también ha aumentado en un 6 por ciento.

El diputado Fernando Kuri Kuri preguntó sobre los recursos del IPE y sobre la opacidad de Veracruz en entregar la información presupuestaria, “Solo Oaxaca está peor que nosotros”. Moreno respondió que según datos del Orfis se utilizaron indebidamente recursos de la reserva pública del IPE por 4 mil 130 millones los que fueron sustraídos de la reserva técnica. Con respecto a opacidad ya se pusieron en contacto con el IMCO para mejorar esta situación. Expresó que las cifras presentadas son del ejercicio 2016, Veracruz está muy mal calificado y se está corrigiendo para subsanarlo.

Dentro de los retos y perspectivas para 2018 es lograr unas finanzas equilibradas al 30 de noviembre del 2018 y sin ningún peso extra de deuda y cumplir los compromisos financieros propuestos dando prioridades a la salud, educación, seguridad, el campo, entre otros

Marijosé Gamboa reconoció el esfuerzo del Secretario y comentó que muchos de los allí presentes nunca dijeron nada cuando se robaron los bienes y ahora sí preguntan por lo recuperado.

El que quiso hacerse el chistoso fue el diputado Tito Delfín pidiendo al Secretario de Sefiplan explicara con palitos y bolitas lo que era el déficit y “qué chingao pasó ahí” porque él era un ignorante en finanzas públicas. Al principio sonaron algunas risas. Pero cuando quiso dar un ejemplo a que si era lo mismo si se va por ahí “y se empeda”, el presidente de la Comisión le pidió cambiara sus palabras.

caballero_brenda@hotmail.com

@NumerosRojos_BC