Números Rojos  |

Brenda Caballero  |

25 noviembre 2017

¿Qué pasa cuando en una reunión de amigos, todos hablamos de inseguridad? Definitivamente algo grave está pasando. Pero no solamente es en el estado de Veracruz, la inseguridad abarca todo el país, simplemente que siempre percibimos primero lo que está en nuestro entorno. Nuestra casa… nuestra colonia… nuestra ciudad…

En el 2012, cuando Enrique Peña Nieto tenía 17 días de haber tomado protesta como presidente de México, dijo unas palabras que a la fecha seguimos esperando: “Corresponde al Estado mexicano y a todas sus partes, desde el Presidente de la República hasta los presidentes municipales lograr la paz que la sociedad demanda”. Sin embargo, esa paz parece estar muy lejos de serlo.

Hace un mes, veía un video en donde se veían varias camionetas con sus bateas llenas de hombres armados circular en las calles de Loma Bonita, Oaxaca, que colinda con Veracruz. Según las siglas pintadas que portaban los vehículos, eran del grupo armado Cártel de Jalisco Nueva Generación que festejaba su ingreso al municipio y que acabarían con secuestradores y delincuentes.

Ante tal escenario que parecía un desfile en un día cualquiera, me pregunto ¿acaso no hay autoridades que puedan hacerles frente? ¿Y la Marina? ¿Y el ejército? ¿Y las policías municipal y estatal? ¿Y la gendarmería que promovió Enrique Peña Nieto que contarían con entrenamiento militar?

Un amigo me respondería de manera cruda y en un tres por tres ante ese video: “Mira, ya no hay quien les haga frente, la policía municipal no tiene armas, la estatal no llega, el ejército ya no quiere broncas, la marina entra por encargo, la policía ministerial está con ellos, la federal hasta que haya operativo, la PGR solamente investiga y la gendarmería fue un proyecto fallido” ¡Vaya síntesis de percepción de las instituciones que se encargan de nuestra seguridad! Y digo percepción, porque muchas instituciones son comprometidas por su causa, Pero ¿y si su percepción fuera real en su mayoría?

Y es que la percepción ciudadana es tremendamente canija, pues de acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana vía Inegi, 76 de cada 100 mexicanos de 18 años y más, considera que vivir en su ciudad es inseguro. Las ciudades ganadoras en inseguridad por sus habitantes son: Villahermosa, Tabasco; el Norte de la Ciudad de México, Reynosa, Tamaulipas; Coatzacoalcos, Veracruz y Ecatepec de Morelos.

Por el contrario, las consideradas menos inseguras son Mérida, Puerto Vallarta, Piedras Negras, Saltillo y Durango.

Ahora que si vemos a la inseguridad por sexos, las mujeres se sienten más inseguras que los hombres. También los encuestados han presenciado hechos delictivos: 7 de cada 10 han sido testigos de un robo o asalto.

Ahora que si de percepción de lugares inseguros hablamos, a continuación citaré de mayor a menor los lugares que mencionaron los encuestados: cajero automático situado en la vía pública, transporte público, las calles por donde transitan, en el banco, en el mercado, la carretera, el parque o centro recreativo, el centro comercial, el automóvil, el trabajo, la casa y por último la escuela.

¿Cómo quitarnos esa percepción? Sin duda son necesarias acciones en materia de seguridad de manera urgente, pero ojo, porque muchos que quieren ser candidatos a un puesto de elección popular ya están considerando el tema de seguridad como base de su proyecto.

caballero_brenda@hotmail.com

@NumerosRojos_BC