Salvador García Soto   |

Serpientes y escaleras   |

02/12/2017  |

Se calientan las gubernaturas (II).- De los estados que renuevan gubernatura, en Morelos se prepara una candidatura que sería inédita en la historia política del país. Antonio Sandoval, ex sacerdote católico que hace tres años dejó la sotana y se dedicó a la labor social y educativa en Don Bosco, decidió inscribirse como aspirante a una candidatura independiente al gobierno estatal. En su cuenta de Facebook, el ex ministro de culto anuncia que, a raíz de que “hubo gente que me empezó a insistir que había que entrar en lo público, que había que buscar un cargo de elección popular”, decidió solicitar al Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana, su registro como candidato ciudadano a gobernador.

 Su cercanía con el gobernador es conocida y ya se comenta en el estado que Antonio Sandoval puede ser “el as bajo la manga” de Graco Ramírez, quien incluso planea proponer al sacerdote retirado para encabezar el Frente Ciudadano por México como candidato a gobernador, pues además de su relación con él, también fue cercano al PAN cuando ejercía su ministerio.

 ¿Bendiciones contra cuauhtemiñas? El ex sacerdote podría ser la única carta con la que Graco Ramírez y el Frente podrían competir contra la candidatura de Cuauhtémoc Blanco, el ex futbolista y actual alcalde de Cuernavaca que hoy encabeza todas las encuestas y se apresta a renunciar para ser postulado por el Partido Encuentro Social (PES). Incluso, en estos momentos los dirigentes del PES están en pláticas con Morena y López Obrador para que, a cambio de una alianza nacional en la candidatura presidencial de Andrés Manuel, Morena apoye a Cuauhtémoc, en lo que resultaría una coalición altamente ganadora.

 Pero para postular al ex sacerdote, Ricardo Anaya tendría que convencer a la dirigencia del PAN en Morelos que aceptara el Frente y revirtiera su resolutivo aprobado el pasado 12 de noviembre por el Consejo Político Estatal. El diputado Javier Bolaños, el aspirante más fuerte del panismo a la gubernatura, podría ser enviado como candidato a la alcaldía de Cuernavaca, mientras Graco retiraría la propuesta de su hijo político, Rodrigo Gayosso, cuyo nombre había provocado el rechazo de los panistas al Frente.

 Si un ex futbolista, ídolo nacional, se enfrenta a un sacerdote retirado que colgó la sotana para dedicarse a la política, ¿qué ganaría más votos, las bendiciones o las cuauhtemiñas?

 Chiapas, ¿verde o moreno? Chiapas  tendrá en 2018 una elección incierta. A la fuerza del partido Verde, que arrasó en los últimos comicios locales de 2015, de la mano del gobernador Manuel Velasco, se le opone ahora un crecimiento emergente de Morena en el estado. Del Verde encabeza las preferencias Eduardo Ramírez Aguilar, diputado local apoyado por el gobernador Velasco. En segundo lugar de los verdes aparece el senador Luis Armando Melgar y en tercer lugar, Fernando Castellanos, hoy alcalde de Tuxtla Gutiérrez.

 Del PRI arranca en primer lugar el senador Roberto Albores, cuestionado por hacer proselitismo con programas sociales como Prospera; en segundo lugar de los priístas está Antonio Aguilar Bodegas, ex secretario del campo en el gobierno de Velasco, y en tercer lugar Willy Ochoa, hoy diputado local y presidente del Congreso, ex diputado federal.

 Pero en casi todas las encuestas, en primer lugar aparece Morena. La fuerza de López Obrador en Chiapas —en Palenque está su rancho La Chingada, a donde dice que se iría si no gana la Presidencia— hace que Rutilio Escandón, presidente del Poder Judicial estatal, aventaje en todos los careos con aspirantes de todos los partidos. En segundo lugar aparece el PVEM, con Eduardo Ramírez Aguilar y, en un lejano tercer lugar, el priísta Albores Guillén.

 El Frente Ciudadano, formado por PAN-PRD y MC,  aparece rezagado en la contienda y de confirmarse la alianza  la candidata frentista podría ser la actual dirigente de MC en el Estado, María Elena Orantes La Nena.

 El edén perdido de Tabasco. Del paraíso terrenal que describe el poeta Carlos Pellicer, hoy en Tabasco sólo queda exuberante paisaje y clima tropical, pero muy lejos está la paz y la tranquilidad del edén que hoy, por la inseguridad y violencia que padece, más bien parece un infierno.

 La disputa en el estado es entre Morena, como fuerza emergente, con un crecimiento notorio en los últimos meses, por ser la tierra natal de López Obrador, y el partido gobernante, que es el PRD. El ex senador y ex dirigente estatal de Morena, Adán Augusto López, se perfila como candidato por encima del ex edil de la capital tabasqueña y carta fuerte del PT, Humberto de los Santos. Mientras, en el PRD habrá “final de fotografía” entre el diputado local José Antonio de la Vega y el actual edil de Centro, Gerardo Gaudiano Rovirosa, únicos sobrevivientes en las encuestas.

 El PRI es tercera fuerza y se encuentra entre la espada y la pared,  ya que la cúpula, “a chaleco”, quiere imponer a la diputada federal Georgina Trujillo, por encima de la ex diputada y empresaria Ady García López. Gina es vista como “imposición” y cuestionada por su arrogancia y prepotencia, mientras Ady ha crecido en las encuestas, no sólo entre priístas, también entre ciudadanos, producto de sus recorridos de tierra por comunidades del estado. No es casual que a García la hayan buscado ya fuerzas como el Panal, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social y hasta el PAN, que podrían ir todos en alianza con un candidato o candidata común, ante la negativa del PRD tabasqueño de conformar el Frente Ciudadano.

 Guanajuato ¿sigue azul? 26 años de gobiernos ininterrumpidos del PAN en Guanajuato anteceden a una contienda electoral intensa que, aunque liderada por los blanquiazules, tiene una amenaza de ruptura en el panismo local. Las denuncias contra el gobernador Miguel Márquez, por querer imponer a su secretario de Desarrollo Social, Diego Shinue Rodríguez, con el uso de programas y recursos públicos, han sido hechas por el senador panista y también aspirante, Fernando Torres Graciano, provocando riesgos de división en el  principal bastión electoral y político del panismo.

 Detrás del pleito panista se asoma un conflicto del Yunque, organización ultraderechista y católica del panismo. A Torres Graciano, quien denuncia la injerencia indebida del gobernador Márquez, se le asocia con el ex gobernador yunquista, Juan Manuel Oliva. Incluso se habla de un pacto antiguo según el cual primero iría de gobernador Oliva, luego Márquez y después seguiría Torres Graciano; a Miguel Márquez lo acusan de romper ese pacto al imponer a su candidato, Diego Shinue.

 En el PRI, a pesar de la desventaja que le dan las encuestas, también hay efervescencia por ver quién es candidato a gobernador. Cuatro priístas la buscan. El senador Gerardo Sánchez, quien ha echado mano de la estructura de la CNC para promoverse en el estado y cuenta con apoyo del coordinador priísta en el Senado, Emilio Gamboa. Otro senador, Miguel Angel Chico, también se mueve, aunque con menos estructura corporativa. Chico ya fue candidato en 2006 y perdió contra Juan Manuel Oliva, con la votación más baja en la historia para un candidato a gobernador del PRI. Y, finalmente, aparece Javier Aguirre, actual delegado de la Secretaría de Gobernación en Guanajuato, quien ha sido un buen operador político en el estado y mantiene diálogo con diversos sectores y partidos.

 Puebla, ¿matrimonio al poder? Otra elección llamativa será la de Puebla. Martha Ericka Alonso, esposa del ex gobernador panista Rafael Moreno Valle, figura como puntera en las encuestas y el matrimonio político formado por ambos tratará de retener el poder en el estado, apoyados en la operación política y el ejercicio de gobierno de Antonio Gali. Los Moreno Valle serían otro caso de parejas políticas que disputan el poder; ya ocurrió en Nayarit, con Antonio Echevarría Domínguez, quien en 2011 impulsó la candidatura de su esposa, Martha García, quien perdió contra el priísta Roberto Sandoval. También está el caso de los Fox y las frustradas aspiraciones presidenciales de Marta Sahagún —otra Martha— y justo ahora la candidatura independiente de Margarita Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón.

 Morena ha crecido en Puebla en los últimos comicios y sería la fuerza emergente que podría disputarle la gubernatura al PAN, con el senador Miguel Barbosa como su candidato, quien desplazó al ex rector de la UDLAP, Enrique Cárdenas, quien tras ser rechazado por Morena busca ahora una candidatura independiente sin muchas posibilidades. En el caso del PRI, el aspirante mejor posicionado es Enrique Doger, ex rector de la BUAP, aunque también busca la nominación el diputado federal Jorge Estefan Chidiac, cercano al grupo de Videgaray.

 ¿Sonará la marcha nupcial en Puebla el día de los comicios del 1 de julio de 2018?

 NOTAS INDISCRETAS… El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) investiga al juez José Díaz de León Cruz, a quien sus subordinados lo acusan de pedirles “moches” para conservar su empleo en el Juzgado Segundo de Distrito de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México. La denuncia anónima de una empleada, que se cansó de pagar cada mes 5 mil pesos al juez para mantener su trabajo y obtener una base, dio pie a la investigación a la que luego se sumaron otros siete empleados  a los que a Díaz de León Cruz les exigía moches entre 5 mil y 12 mil pesos de su salario, así como parte de sus bonos y aguinaldos. Desde agosto el CJF lleva a cabo la investigación porque existe la presunción de que el juez Díaz de León extorsionaba a sus subalternos para poder cubrir sus gastos personales, ya que tiene descuentos por 65% de su salario, de 2.6 millones de pesos anuales, por concepto de pensiones alimenticias. El contralor del Poder Judicial ya pidió a la Comisión Nacional Bancaria y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, que indaguen en las operaciones financieras, fiscales, bancarias y patrimoniales del juez y su familia directa, tanto en México como en el extranjero. Díaz de León es el mismo juzgador que en junio de 2016 le otorgó un amparo a Joaquín Guzmán El Chapo, para frenar su extradición…Luego de que la Asamblea Legislativa de la CDMX suavizó la ley de reconstrucción para evitar el retiro inmediato de anuncios de azoteas, varios de los grupos que controlan la publicidad exterior intentan evitar el retiro de sus espectaculares y anuncios irregulares, cabildeando con diputados y autoridades. Es el caso de la Asociación Mexicana de Publicidad Exterior (AMPE), cuyo consejero legal Rodolfo Medina busca negociar que están dispuestos a bajar “todos los anuncios de azoteas” con tal de que la autoridad cumpla la ley y les permita reubicar sus anuncios y regularizar las licencias correspondientes, algo que no se ve fácil, aunque la propuesta podría destrabar el tema y ayudar al Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, a ordenar el caos de la publicidad exterior en la ciudad…Los dados cierran con Serpiente. Semana negra.

Fuente: eluniversal.com.mx/columna/salvador-garcia-soto/nacion/se-calientan-las-gubernaturas