BARRA LIBRE |

Alfredo Quezada Hernández  |

Ya es formal.

El tecnócrata tiene la precandidatura en la bolsa.

Ayer domingo, el CEN del tricolor formalizó la precandidatura de Jose Antonio Meade a la Presidencia de la República.

Con la entrega, a la Comisión Nacional de Procesos Internos, de  su solicitud de registro queda consumada esta primera parte.

Los sectores y organizaciones priistas, los 32 comités directivos estatales, así como Ivonne Ortega Pacheco, quien también había buscado la candidatura presidencial, respaldaron al primer ciudadano en lograr su registro como precandidato del PRI en la historia de este partido.

El ex secretario de Hacienda, de manera muy puntal, a las 12:32 horas, y una vez cumplidos satisfactoriamente los requisitos legales de la convocatoria, registró su precandidatura

En la sede nacional del tricolor, ante más de 10 mil asistentes, mostro la humildad distintiva de estos casos y demandó a los priistas su apoyo para transitar juntos en este proyecto y así ganar las elecciones federales venideras.

Acompañado por su esposa, Juana Cuevas, hizo su arribó a las 11:30 horas a la sede nacional priista, donde fue resguardado por militantes, gobernadores, legisladores y funcionarios federales y, por supuesto, por el dirigente nacional del Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza.

Por espacio de varios minutos Meade Kuribreña recorrió pasillos para saludar a la militancia y, ante tantas solicitudes, con gusto acceder a  tomarse la foto con él.

En su mensaje externo su propósito de conducirse con rectitud, “con la misma que he formado a mi familia. Con experiencia y rumbo claro vamos a ganar la Presidencia de México, vamos a hacer de México una potencia que permita que todos vivamos mejor”.

Resalto que es el momento de los jóvenes, su rostro será el del conocimiento y la innovación; una de cada tres candidaturas para los jóvenes y enfatizó que México garantizará el patrimonio ambiental de las nuevas generaciones, puesto que todos tienen derecho a vivir en un entorno sano.

Ahora es de esperarse que el precandidato priista no caiga en el juego de descalificaciones que ha emprendido, otra vez, el tabasqueño, el señor Andrés López. De  mostrar inteligencia e ignorarlo, seguramente ya habrá dado el primer paso rumbo a la victoria.

Los argumentos deben ser su mejor arma.

AMLO, PERDIDO.

El tabasqueño no entiende.

Es terco a más no poder.

Sus entendederas son muy cortas y su egocentrismo inalcanzable.

Los fuertes problemas existenciales que padece el señor Andrés López, lo ubican como un auténtico peligro para los mexicanos.

Es neurótico, intolerante, atravesado, incongruente e iracundo.

Los insultos han sido su característica, esa constante ya  tiene rato que la viene arrastrando y es la misma que, de no cambiarla, lo haría perder simpatizantes, los cuales se podrían convertir en sufragios  en las próximas elecciones.

Con ese actuar solo se gana el rechazo de una buena parte de mexicanos que estarían valorando brindarle su voto.

Los arranques de energúmeno que le sobresalen a cada rato le habrán de acarrear serios desencantos y eso lo saben quiénes están cerca de él.

Lo malo es que sus seguidores todo esto se lo aplauden, se lo festejan y por si lo anterior fuera poco es muy inclinado a escuchar el canto de sus seguidores de hueso colorado.

De no modificar su actitud lo único que está tejiendo es su derrota, él solito se está tendiendo la camita y de nueva cuenta habrá de morder el polvo. En el pecado habrá de llevar la penitencia.

Después que no se espante si las encuestas no le favorecen, si los puntos porcentuales le bajan.

Con esas actitudes, en pocas palabras, el señor Andrés López  no es otra cosa que un auténtico vago y fanfarrón.

Repetimos, si José Antonio Meade, quiere levantarse con el triunfo, no debe caer en el enredo de descréditos del tabasqueño.

LA GASOLINA.

Una vez que  la Comisión Reguladora de Energía (CRE) dispuso adelantar la quinta etapa en la flexibilización de ese mercado, desde el pasado jueves 30 de noviembre, en todo el país,  los precios de las carburantes quedan liberados.

Con lo anterior el encarecimiento de los productos básicos es una realidad, ya no habrá tope para estas acciones y quien, como siempre, habrá de venir sufriendo severamente las consecuencias será en el consumidor final, el trabajador que apenas y sobrevive con un salario mínimo.

En estos momentos no hay problema porque está por llegar dinero, habrá circulante la gente anda feliz por el arribo de la Navidad y en consecuencia del aguinaldo.

En estos días todo es gastar, comprar por comprar, aunque no haga falta.

Lo duro vendrá en enero, allí será el sufridero de mortales, las casas de empeño estarán reventar, los usureros  harán de las suyas y el pobre mortal, ese que apenas y tiene para comer, será zopiloteado para dejarle caer sus garras financieras.

Cuide su dinero.

No se pelee con él.