Ricardo Alemán  |

Itinerario político |

21 de enero de 2018  |

El trending topic es claro: Ricardo Alemán “es ganador del premio #chayotesdeoro que, según los promotores, identifica “al medio y al periodista oficialista”.

 ¿Oficialismo? ¿Cuáles son los criterios para calificar el oficialismo si todo el sistema de partidos y todo el Estado mexicano son oficiales? ¿Quiénes son los árbitros y cuáles las reglas para valorar el oficialismo…?

Juego de párvulos que se resume en fiesta de intolerancia y odio, competencia que exalta el culto al fascista pensamiento único y que termina en romería a favor de matar la libertad de expresión.

 Y es que -les guste o no- #chayotesdeoro es un juego de adultos congelados mentalmente en las boberías de la secu -adultos lactantes- que no encuentran mejor causa que odiar y satanizar al que piensa distinto, disiente y cuestiona las farsas electorales de AMLO y Anaya.

 Por eso preguntamos. ¿No son oficiales los candidatos como AMLO y Anaya? ¿Por qué los lactantes no satanizan al candidato que no trabaja y no estudia, a sus hijos que viven como potentados que nunca han trabajado? ¿Por qué no denuncian la intervención rusa? ¿Por qué callan ante las pillerías de Anaya? ¿No es oficialista el efebo del periodismo que abraza a Obrador?

 Lo cierto es que “el oficialismo” es un pretexto idiota para ocultar la persecución fascista que, en elecciones mexicanas, emprenden fascistas que apuestan por aniquilar a los críticos del populismo y del riesgo de que México sea arrastrado a una tragedia como la venezolana.

 Y si dudan, basta ver los intríngulis del juego #chayotesdeoro, que organizaron verdaderos lactantes mediáticos.

 A partir del odio, los creadores del #chayotesdeoro seleccionan a sus víctimas, les ponen el sambenito de oficialistas y, a una señal, azuzan a la babeante jauría de redes y digitales.

 Irracional, ignorante y fanática -“el fascismo azteca” ataca al “pinche judío” que piensa distinto, que se atreve a criticar al mesías de Morena y que rompe las reglas al exhibir las pillerías de Anaya. Y el trofeo es el premio #chayotesdeoro”.

 Luego, la jauría exhibe al “pinche judío”, que será llevado a la cremación y lapidación en redes y digitales.

 Mensaje claro: que nadie se atreva a cuestionar el populismo de AMLO y la trapacería de Anaya, porque le pasa lo que a “am Ricardo Alemán”.

 Gracias por exhibir a los fascistas que aspiran al poder en 2018, gracias porque ratifican que nuestro trabajo va por el camino correcto y gracias por abrir los ojos a muchos que no sabían del peligro de los fascistas que elogian el pensamiento único.

 Por el retrato completo, gracias.

 Al tiempo.

Fuente: milenio.com/firmas/ricardo_aleman/ricardo_aleman-oficialismo-intolerancia-fascismo-amlo-ricardo_anaya