Por: Isabel Castelan.

En pleno inició de carnaval 2018 un padre de familia y vendedor ambulante denunció a los inspectores de la dirección de comercio del municipio porteño ante un claro hecho de corrupción ya que pretendían cobrarles doble su permiso el cual fue de cuatrocientos tres pesos es decir le querían cobrar doble dicho arancel.

Cabe señalar que de manera prepotente, arbitraria y con el apoyo de la policía naval prácticamente lo corrieron del zócalo a pesar de estar acompañado se su bebé y su esposa argumentando que se encontraba en estado de ebriedad siendo esto totalmente falso ya que dio la entrevista en perfecto estado.

El individuo sentencio que buscara dialogar con el director de comercio Jesús Sáenz o con el propio alcalde Fernando Yunes para que le permitan trabajar vendiendo sus cafés en un carrito el cual es el único sustento para la manutención de su familia y de no darle el permiso exige que le regresen los cuatrocientos tres pesos argumento Brayton de Jesus.