Un barrendero se llevó el susto de su vida cuando el enorme bloque se impactó a unos pasos de donde se encontraba.
El protagonista dice que el ruido fue tan fuerte como el de un meteorito. Foto de Youtube: Storyful News
El protagonista dice que el ruido fue tan fuerte como el de un meteorito. Foto de Youtube: Storyful News

 Inglaterra, .- Aunque sea algo inusual o que solo aparezca en las películas, podría llegar a suceder que cuando uno camine por la calle, le pueda caer algo desde arriba: tal vez una maceta de un balcón, una piedra pequeña, excremento de pájaro o hasta una pieza de ropa.

Pero nunca sucede que un objeto cayera en la cabeza de alguien desde mil metros de altura. Bueno hasta hoy.

Esta insólita hazaña le sucedió al barrendero Serhiy Myeshkov, empleado del ayuntamiento de Kew, al oeste de Londres.

El barrendero ni se imaginaba lo que caería del cielo. Foto de Youtube:
Storyful News  

Al desafortunado hombre le cayó un bloque de hielo, de unos 10 kilos aproximadamente, a unos pocos metros de distancia.

“Un trozo de hielo, tal vez de 10 kilos, cayó desde un avión o desde el cielo. Todo sucedió muy rápido”, relató.

Aunque se desconoce el origen real de la congelada y dura pieza, se piensa que pudo haber caído desde un avión, aunque esta versión no ha sido confirmada.

Es que, la localidad de Kew se encuentra ubicada debajo de una ruta de vuelo que desprende del aeropuerto de Heathrow, en la capital británica.

Aquí se aprecia el bloque de hielo destrozado en el asfalto. Foto de Youtube: Storyful News

El hombre narró para Richmond y Twickenham Times como fue que pasó y lo más sorprendente es que el momento justo quedó registrado en las cámaras de seguridad de una compañía de taxis.

Estaba barriendo un lado de la calle cuando escuchó un estruendo.

“Un trozo de hielo, tal vez de 10 kilos, cayó desde un avión o desde el cielo. Todo sucedió muy rápido”, relató.

“No tuve miedo, pero podría haberme matado. Me siento afortunado”.

“Hizo un ruido tan fuerte como un meteorito al caer. El barrendero estaba muy confundido y asustado. Todos salieron corriendo a mirar el cielo. Fue una locura”, explicó uno de los empleados de la compañía de taxis al The Evening Standard.

Fuente: debate.com.mx