-Verónica Velázquez despide a su abogada y acusó a juez  de corrupta, amenizándola con pagar las consecuencias tan luego llegue su primo hermano a Gobernador

 Un escándalo mayúsculo armó este lunes en la ciudad de Jalacingo Verónica Velázquez Yunes, ya que la Juez de Control de dicho lugar, Adriana Arias Ferreira, le negó la petición de girar una orden de aprensión en contra de su madre y de su hermano, la señora Emilia Yunes Suárez y el ex diputado y ex presidente municipal de Perote Juan Manuel Velázquez Yunes, ya que no existen elementos legales que prueben el delito de despojo que está reclamando.

 Ante la negativa de la Juez, y como ya es característico en Verónica Velázquez, perdió por completo la razón y le grito a la impartidora de justicia que era una corrupta y vendida y que pagaría las consecuencias cuando llegue su primo a la gobernarura, pero además hizo lo mismo con su abogada defensora a quien en ese momento la revocó de su cargo acusándola de corrupta e incompetente. Y enfrentándola Públicamente. Haciéndose de palabras en pleno Juzgado y recibiendo la consigna que la denunciaran por su conducta de amenazas, despido injustificado y por no pagar sus honorarios.

 Verónica Velázquez Yunes una vez más,  se está quedando sin argumentos en una batalla de calumnias, escándalos, amenazas y demandas perdidas, la cual inicio hace ya un par de años, tras el fallecimiento de su padre, de don Juan Manuel Velázquez Mora, momento en que desconoció a su madre y a su hermano a quienes junto con su hijo, sin mesura ha golpeado sin ningún tipo de miramiento ético o moral.

 El escándalo lo inicio Verónica a través de acusaciones en los medios de comunicación y redes sociales, ante lo cual su madre, la señora Emilia Yunes Suarez;  le envió una carta privada que más tarde fue hecha pública, en la que le externaba que de ninguna manera se le iba a despojar de lo que ellos como padres le habían heredado, pero que las propiedades que ella reclamaba se encontraban bajo su responsabilidad y que tendría que llegar con respeto y humildad a hablar decentemente para tener los beneficios de esos bienes.

  Ya que ese patrimonio era producto de décadas de esfuerzo  y trabajo del matrimonio que duró casi 50 años.

 Pero la ambiciosa hija prefirió buscar el camino de las mentiras y a través de diversas demandas, de las cuales ninguna ha procedido por la carencia de sustento, ha logrado solamente crear rencor, odio y enemistades a su alrededor  en la ciudad de Perote, Xalapa y  Puebla que es donde radica y misma en la que ha contratado a varios abogados para después despedirlos sin pagarles, utilizando una historia dolorosa pero llena de mentiras, la cual día. Día le rinde menos frutos.

 Todo parece indicar que de seguir incurriendo en estas acusaciones, Verónica Velázquez podría comenzar a verse en problemas legales y ser ella quien reciba sentencias en su contra, por insistir en un tema que ya varios jueces han desestimado por falsedad y carencia de pruebas.

 No es la primera vez que Verónica arma un escándalo en juzgados y que acusa a autoridades y litigantes de ser unos corruptos, ya lo ha hecho varias veces, pues sus alegatos son vacíos y sus motivos simplemente tienen tintes políticos y económicos para beneficiar a grupos ya perfectamente identificados, objetivos mezquinos que rayan en la locura, situación que de acuerdo a sus allegados, ha perjudicado visiblemente a sus hijos pero particularmente a su hijo Héctor Manuel Ferreira, quien está fuera de todo orden social y moral.