14 de febrero, 2018   |

En un video difundido por redes sociales se puede ver a un grupo de sabuesos acorralando a un puma (puma concolor) en las ramas de un árbol, un blanco perfecto para los cazadores que, antes de tomar puntería, capturaron el momento en sus cámaras. En otras imágenes, los cazadores presumen a su presa, ya muerta, como un trofeo.

La página de Facebook Reforestación Extrema reportó que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) presentó una denuncia ante la rama de la PGR en Nuevo León para determinar si la caza de este felino (también conocido como león de montaña) fue realizada dentro de un marco legal (el permiso de cacería de este felino expiró el 14 de enero, según un delegado de la Profepa).

A pesar de que el video y la información recibida no precisa si el acontecimiento tuvo lugar en el Estado, la PROFEPA interpuso una denuncia ante la PGR conforme al Artículo 420 Fracción III del Código Penal Federal.

Se estima que los hechos fueron grabados el 3 de febrero en un rancho ubicado entre Coahuila y Nuevo León. Por el momento, no se han identificado a los cazadores ante la opinión pública -fuera de los nombres mencionados en el video- pero las autoridades tienen identificados a los presuntos responsables como personas que se dedican a la “limpieza” de ranchos de todo tipo de animales depredadores.

Aunque el puma, por el momento, es una especie de preocupación menor en el espectro de conservación, el animal está protegido por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés).

Por tal motivo, de ser encontrado culpable de captura o posesión ilegal de un ejemplar de una especie protegida, el responsable podría ser condenado de uno a nueve años en prisión y obligado a pagar una multa que va de 300 a 3 mil días de salario mínimo.

El puma es el segundo felino más grande del continente americano, apenas detrás del jaguar. Si hábitat abarca la mayor parte del continente americano, aunque su territorio se ha reducido de manera drástica a causa de la destrucción de su hábitat natural.