CIUDAD DE MÉXICO, 13 Mar, 2018.- En México y en la mayoría del mundo se debe replantear el modelo de crecimiento económico, para garantizar igualdad de oportunidades de desarrollo y bienestar para toda la población.

Pero esto no se trata de un viraje a un Estado intervencionista, sino a un modelo de equidad, que siente las bases para que los individuos y las empresas desarrollen su potencial, afirmó Gabriela Ramos.

La directora adjunta de la OCDE y Sherpa (Asesora de alto nivel) del G20 explicó que la crisis financiera demostró que, desde 2012, el otrora llamado club de países ricos lanzó los nuevos enfoques para el crecimiento económico.

Explicó que en la crisis “los excesos del mercado nos pusieron en una situación muy peligrosa y fueron los Estados los que tuvieron que salvar al mercado financiero”.

Dijo que es evidente que hay que repensar este modelo, no para volver con un modelo intervencionista (donde el Estado quite todos los espacios al sector privado y se ocupe de toda la actividad económica).

Un ejemplo es el que Alemania llama Estado empoderador, que hace las inversiones, que se asegure que las regulaciones sean correctas, que dote a sus ciudadanos de las habilidades de las competencias, que dé acceso a las redes digitales, en fin que ponga las bases para que el desarrollo sea mucho más sólido y más equitativo.

No se trata de un papá gobierno, sino de un estado que ponga las bases para que los individuos y las empresas desarrollen su potencial”, subrayó.

El hecho de que el desarrollo de una persona esté preestablecido por el código postal donde nace, hace necesario pensar en un modelo que garantice la igualdad de oportunidades”, abundó.

Fuente: DINERO EN IMAGEN | dineroenimagen.com