LPO. Encuentro el fin de semana con operadores

La reaparición de José Antonio Meade en un tercer lugar en gran parte de los sondeos ya se conocía desde el fin de semana, por eso Enrique Peña Nieto realizó una cumbre con los principales operadores territoriales del PRI. Primero se haría en Ixtapan de la Sal, pero finalmente el cónclave se dio en Los Pinos.

El Presidente fue muy enfático con una idea que hasta el momento sólo se le había escuchado a Rubén Moreira en algunas reuniones reservadas: urge instalar en la base del partido el doble concepto de que AMLO todavía no ganó y de que Meade, en caso de polarizar la contienda, puede alcanzar la victoria con relativa facilidad.

El desafío que plantean desde la casa presidencial es desterrar la idea de que Meade ya está derrotado; consiste en motivar al voto horizontal con la idea de que la pelea está muy reñida y de que el único capaz de derrotar a Morena es el itamita.

El mensaje es calculado. Además de las encuestas, el mandatario conoce por diversos reportes que hay muchos priistas encumbrados que transitan la campaña diciendo -a las primeras de cambio- que la pelea ya está perdida y que Obrador llegará a Los Pinos.

EPN les recordó a los presentes que los gobiernos siempre llegan en mala forma al último año del sexenio. Señaló incluso que eso sucede desde Ernesto Zedillo, y que no se puede atar la suerte de un candidato a la del gobierno que representa.

Les recordó además que junto al caudal de votos de AMLO existe un alto porcentaje de abstencionismo que a los encuestadores les es imposible vislumbrar. Como suele hacer, soltó una cifra de la contienda del Edomex del año pasado: de cada diez que votarían por Delfina Gómez en las encuestas, cuatro fallaron a la hora de ir a los comicios.

Elementos que Peña Nieto enumera con la idea de que luego se reflejen en la base partidaria, especialmente en aquellos estados donde existe el desánimo por el mal performance que se avecina.

En ese sentido, sorprendió con sus predicciones sobre las gobernaturas en juego. Confía en retener Yucatán, cree que es viable un triunfo en Veracruz e insiste en que Mikel Arriola será segundo en CDMX, así como Enrique Doger segundo en Puebla.

Fuente: lapoliticaonline.com.mx