Juan Bustillos   |

 Sólo para iniciados   |

 06 de abril de 2018   |

 Habría sido irresponsable, en aras de no competir con José Antonio Meade, esperar más tiempo para responder, con firmeza, a la decisión de presidente de EU de militarizar la frontera con México

 José Antonio Meade seguramente entiende que su “7de7” (un golpe bien planeado y asestado a sus competidores por la Presidencia de la República) deberá esperar un poco para obtener el impacto que esperaba en la campaña.

 Cuando había que dejar libre el escenario al candidato para que obtuviera los puntos necesarios que lo acerquen o lo afiancen en el segundo lugar de la gran competencia, el Presidente Peña Nieto lo ocupó, y con razón. Habría sido irresponsable, en aras de no competir con Meade, esperar más tiempo para responder, con firmeza, a la decisión de Donald Trump de militarizar la frontera con México.

 No tengo duda de que algunos genios de los múltiples cuartos de guerra del candidato priísta arquearon las cejas porque el mensaje presidencial desplazó el “7de7” de los mejores espacios de los medios electrónicos y hasta obtuvo el apoyo de Andrés Manuel López Obrador, pero también el de Meade, Anaya y Margarita Zavala.

 Sin embargo, no todos los días un mandatario mexicano se dirige al de Estados Unidos, especialmente si se llama Donald Trump, con la firmeza que ayer lo hizo Peña Nieto.

 Es necesario leer una y otra vez el mensaje de Peña Nieto y, si es posible, poner atención en la parte del video en donde, con mirada endurecida, le habla con llaneza, sin giros literarios que suavicen el real sentido de las palabras:

“Señor presidente Trump… Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones”.

Y, luego, parafraseando al presidente norteamericano John F. Kennedy, Peña Nieto remató: “… no tendremos miedo a negociar, pero nunca vamos a negociar con miedo”.

¿Cuáles serán las consecuencias del mensaje de Peña Nieto?

 Con Trump nada se puede predecir. Lo mismo su cuenta de twitter se mantiene en silencio que responde con un chistorete, una descalificación o una declaración de guerra.

 También es probable que Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo regresen con malas noticias de las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio, y no faltará quien reclame a Peña Nieto haber puesto el cascabel al gato y no reaccionar de otra manera, pero sólo los mezquinos no pueden suscribir el final del mensaje de nuestro Presidente: “Hay algo que a que todos, absolutamente a todos, los mexicanos nos une y nos convoca: La certeza de que nada ni nadie está por encima de la dignidad de México”.

Y sí, Peña Nieto tiene razón: El verdadero contexto de la retórica negativa de Trump está en razón directa de su frustración por el fracaso de sus políticas; cuando debería dirigirse a sus compatriotas y a su Congreso la emprende contra México para desviar la atención.

Fuente:   http://impacto.mx/opinion/soloparainiciados/pena-nieto-pone-cascabel-trump/