BARRA LIBRE |  Alfredo Quezada Hernández  |

  •  HECTOR, EL GANDALLA.

Lo insaciable no se le quita.

Eso ya lo trae en los genes.

Yunes Landa es autoritario y caprichoso.

Héctor esta fracturando al partido.

Pero ya lo había advertido.

Recordemos aquel discurso del 6 de enero del 2015, en pleno acto agrarista cuando precisa que en el PRI veracruzano  “no existe unidad. Toda pretensión de mostrar lo contrario es un montaje en el que no vamos a participar. La unidad que pretende mostrar el gobernador del estado es supuesta e impuesta”.

Por eso ahora, aprovechando la falta de liderazgo, impone candidatos y personajes.

Favorece a la familia y a sus incondicionales.

Deja atrás la ideología partidista y solo busca saciar sus ansias de poder.

Como es bien sabido el choleño padece, claro a su modo, de Alzheimer. Es muy diestro para

transformar la denuncia en aplauso y la diatriba en elogio.

Eso le ha dejado muy buenos dividendos.

El primo incomodo es un político bastante corrido, curtido en las lides del tricolor, sabedor que en política no siempre es lo que parece y que primero están los intereses personales y después, mucho después, los del partido.

Es sorprendente su desplazamiento demagógico

  • VIA VERACRUZANA.

Ahora sí, el de Cotaxtla, en el pecado habrá de llevar la penitencia.

Al  papa del chamaco  no lo va chamaquear.

Los dos son iguales.

Se van a topar piedra con coyol, solo que la ventaja la lleva el monarca porque  conoce muy bien a Amadeo, sabe que es gandul, intransigente  y corrosivo.

Después de comer por más de 35 años de la mano del tricolor, FAFE, al no ver cumplidos sus caprichos políticos, abandona el barco priista y, como los roedores, se tira a las aguas del azul.

¿Ya tan pronto olvido aquello de que la fortuna de los Yunes ,Linares  era una vergüenza internacional para Veracruz?

¡Por favor!

Eso es cinismo, eso es valemadrismo y tramoya pura. No chingaderas.

La desvergüenza total.

La ambivalencia de la moral.

Amadeo, y su pandilla, no es otra cosa que un mercenario de la política, un vende causas,  un truhan bien hecho.

Un desmemoriado.

Flores Espinoza representa el pacto de la indecencia.

¿O que acaso su salida del tricolor y su llegada a los brazos del yunismo, ya estaba pactada desde el 2016?

Recordemos que Flores Espinoza fue el responsable directo de que el PRI abandonara la silla principal de Palacio de Gobierno.

Su  último cargo fue la dirigencia estatal del PRI y renunció a ella en enero del 2017, tras perder la elección a gobernador.

Conociendo a FAFE, no suena descabellada la versión.

Cuánta razón tuvieron Lorena Piñón, Edgar Díaz y Marco Antonio del Ángel al promover un juicio para la protección de los derechos político electoral del ciudadano con el folio 208/2016 quienes en todo momento mostraron su descontento a la  reelección de Amadeo Flores Espinosa como dirigente estatal del PRI.

Ahora, ya con un hijo fedatario público y convertido en magistrado, gracias a Javier Duarte,  se le avienta a los brazos a Yunes Linares a ver que le saca, a ver que le chinga, pero a como están las cosas y a como es el choleño esta duro que le haga realidad sus ambiciones.

Amadeo, como muchos de los que lo siguen, de los que le levantan la cola, es un gandalla un convenenciero, un tramposo, así de sencillo.

El de Cotaxtla sufre, pero seriamente, de Alzheimer.

Ahora es todo un experto en la lisonja,

La dignidad de Amadeo es efímera.

  • CARLOS BRITO G.

Y donde está la voz de Carlos Brito, ese vetusto personaje  que no ha mostrado agallas, porque es igual o peor de gandul, para defender  las siglas tricolores, el porteño no ha movido un dedo en bien del partido que lo convirtió en rentista.

Guarda silencio y opta la apatía, se esconde dejando sin resguardo  a su candidato, bueno si es que todavía es priista, se agazapa todo espantadizo.

De no asomar la testa, Brito Gómez, al igual que muchos otros añejos políticos, ya debe irse a cuidar los nietos  y dejarle el espacio a las nuevas generaciones, a esa gente valiosa que tiene empuje, dinamismo e ímpetu.

La delegación del Asilo “Mariana Sayago” está vacante, quizá allá haga un excelente papel como comisionado especial.

Provecho.

  • OBISPOS, FAMILIAS EN EL PODER.

Ayer domingo, en su tradicional  comunicado, la Arquidiócesis de Xalapa hace  un llamado electoral  a los ciudadanos veracruzanos.

El documento firmado por los obispos de la entidad, consta  de 15 puntos, donde destaca que el próximo 1º de Julio toda la patria vivirá momentos decisivos para su futuro.

Resalta que “es un deber de conciencia para el ciudadano no dejarse llevar por las apariencias, ni por quienes buscan comprar su voto a través de presiones o a cambio de dádivas o promesas de cargos políticos, o por la pretensión de perpetuar sin mérito a las mismas familias o grupos en el poder”.

¿Le entendió?

Precisa que “el hecho de que algunos candidatos emigran de partido o los mismos partidos cambian sus propios postulados dificulta al ciudadano tener la claridad necesaria para identificar cuál proyecto de nación y qué valores están en juego a la hora de emitir nuestro voto”.

Los clérigos firman el documento y agregan que a nivel federal, tendremos elecciones para la Presidencia de la República, para 128 Senadores – 3 de Veracruz- y 500 diputados federales – 30 para nuestro Estado. Además, los veracruzanos habremos de elegir al Gobernador del Estado y a los 50 Diputados Locales que conforman el poder Legislativo (30 por el principio de mayoría relativa y 20 por el principio de representación proporcional).

¿Y dónde anda Serio Obeso Rivera.?

¿Acaso con la familia que está de acuerdo?

  • PEPE YUNES Z.

José Francisco Yunes Zorrilla

El abanderado priista debe meter orden.

Ya es hora de quitarse los pantalones cortos y enfundarse  los largos.

Es momento de mostrar carácter, nada de complacencias.

El peroteño debe recordar que está frente políticos que confunden la prudencia con pentontez, que son como los puercos, les gusta tragar del suelo.

Son gente que le apuesta a la desmemoria, que manejan a la perfección la doble moral.

Son personajes que traicionan su propia palabra.

Es hora de hacer a un lado la cautela.

Provecho.