BARRA LIBRE  |  Alfredo Quezada Hernández  |  16 de abril, 2018   |

  • SERVICIOS DE SALUD  |
  • BOGAR RUIZ   |
  • ANABEL PONCE    |

—– SERVICIOS DE SALUD.

Platicando con galenos de esta entidad veracruzana, nos decían que a cómo trabajan en el vecino estado de Oaxaca, por acá anda la situación muy al igual.

La escases de medicamentos, cuando menos del cuadro básico, no hay analgésicos ni antibióticos, la nula entrega de material de curación, la imperiosa necesidad de médicos especialistas y la contratación de doctores para cubrir las guardias de fin de semana, entre otras linduras, es algo de lo que padecen los nosocomios veracruzanos.

Tal parece que los paisanos más desprotegidos no tienen derecho a enfermarse los fines de semana ni los días festivos, porque no hay médicos.

Sí, así como lo leyó, el padecimientos es auténtico y la indiferencia de las autoridades es muy cierta.

El titular de salud anda más entretenido en tareas triviales que en meterle materia gris a su responsabilidad. Los que le conocen aseguran que se metió de lleno al proyecto del junior, por eso su descuido al cargo.

Sabe que cuenta con toda la confianza del mini gobernador, por eso se distrae tanto y deja en sus mandos medios la alta responsabilidad de velar por la salud física de millones de veracruzanos.

Arturo Irán Suarez Villa, sabe de curar un catarro, una diarrea y porque no, aunque lo dude usted amable lector, también una cruda.

Las expresiones de sus camaradas médicos no dejan de ubicarlo como un afortunado, un tipo con suerte, “un compañero del cual  su única virtud es haber sido el doctor de cabecera de Miguel Ángel”.

Vaya concepto que tienen de este peroteño, del azul.

Quizá por eso es que Suarez Villa se conduce con aires de perdonavidas, es déspota, altanero, corrosivo  y atravesado.

La política de puertas cerradas no da pie al mejoramiento de los nosocomios, al incremento de la plantilla de médicos especialistas, a elevar la infraestructura hospitalaria  y sobre todo origina el descuido de las  zonas urbanas, suburbanas y ya ni se diga de las rurales, esas que están muy alejadas de la cabecera municipal, allí ni para donde hacerse, en estas regiones hasta de una diarrea se han muerto menores de edad.

A las organizaciones de la sociedad civil las ha ignorado, les ha prestado oídos sordos aun cuando muchas de ellas llevan años trabajando en bien de la colectividad.

Por lo que se aprecia no le interesa coordinar esfuerzos con ningún grupo Multisectorial ni dar cumplimiento a la agenda para combatir alguna epidemia.

Él busca la foto oficial, las luminarias y el aplauso.

Vaya suerte la de los veracruzanos.

Primero fue Alemán Velasco, continuo Fidel, le siguió Duarte y ahora Yunes Linares.

Los hospitales de Veracruz continúan siendo un “enfermo grave en terapia intensiva”.

Como dijera muy atinadamente El Buky, “a donde vamos a parar”.

Provecho.

—BOGAR RUIZ

El edil alvaradeño responde a los aullidos con trabajo, con la entrega de buenos resultados.

No se amilana.

Por eso hoy martes el alcalde de Alvarado habrá de acudir a la Fiscalía General del Estado de Veracruz para declarar sobre los incendios de pastizales del pasado fin de semana.

Ruiz Rosas es un convencido que fue elegido para ayudar y servir a la ciudadanía, para trabajar en favor de sus paisanos.

Lamentablemente mentes perversas tratan de hacer tropezar la buena marcha de esta comuna, por eso los constantes incidentes hacia la administración municipal.

¿O que acaso es producto de la casualidad el que grupos ambientalistas respalden la versión de que el fuego fue provocado?

¿No será que la Fiscalía se esta extralimitando?

¿Qué, de igual forma,  habrán de llamar a declarar al  presidente del patronado de bomberos conurbados Antonio Chedraui Bolado, quien también coincidió en que las llamas fueron intencionales?

Por favor, los tiempos no están para perder el tiempo en infiernitos,

La carga de trabajo es abultada, como para estar distrayendo las faenas en travesuras oficiales.

—ANABEL PONCE

“La Reynis”.

La recién nombrada funcionaria federal pertenece a esta cofradía.

Sí, forma parte de ese exclusivo grupo de doncellas que solos sirven para figuras decorativas, bueno, y para otras cosillas también, porque tiene sus virtudes.

Fiel a su estilo y a su costumbre, de dejar sus responsabilidades a medias, esta vez abandona la regiduría de su natal Panuco para, vorazmente, ser delegada de SEDESOL, traicionando, de nueva cuenta, la voluntad popular expresada en las urnas.

Ahora los veracruzanos se preguntan de dónde, Ponce Calderón, habrá de sacar prudencia para cumplir las metas y así medio erradicar el rezago social.

La gran ventaja de la paisana de Ricardo García Guzmán, es que solo viene a bajar la cortina, ella es especialista en cerrar negocios, en quebrar voluntades.

Junto con Shariffe Osman, Érika Ayala, Anilú Ingram, Corintia Cruz, la Güerita que ayuda,  Ainara Rementería, Griselda Álvarez, Martha Montoya,  Zazil Vega, Guadalupe Porras, Zaira Ochoa, la panúquense también fue de las muy conocidas “mujeres cercanas al poder, ávidas de puestos políticos”.