Tatatila.- “Las mujeres son el pilar de la sociedad, aportan buena parte del ingreso a la economía, generan el cuidado de las personas enfermas, mayores y de menores de edad, además de que muchas veces su trabajo se invisibiliza por llevarse a cabo en el ámbito doméstico, es ahora cuando necesitan una mano que las ayude a salir adelante” expresó la candidata del PRI a la diputación federal por el distrito nueve, con cabecera en Coatepec, Linda Rubí Martínez.

En un recorrido por el municipio de Tatatila, como parte de las reuniones que sostiene con habitantes para hablar de sus propuestas, hizo un alto para hablar con las mujeres de las comunidades, quienes le manifestaron sus preocupaciones.

Entre las cuestiones que le señalaron estaba la necesidad de que sus hijos e hijas estudiaran, que hubiera trabajo para ellas y sus parejas y que se garantizara la seguridad de sus familias en la zona.

“Algo que me llama la atención siempre es que las mujeres piden muchas cosas, pero pocas veces piden para ellas, incluso dejan de lado su salud por atender la de sus familias, eso es algo que debe de cambiar desde las políticas públicas, para garantizarles que habrá siempre un programa para ellas, un recurso para su bienestar y una diputada federal que las represente y les extienda la mano para jalarlas hacia una mejor condición de vida” dijo la candidata.

Es por ello que les dijo que dentro de sus propuestas de campaña se encuentran las de gestión, en las que se compromete con las mujeres a conseguir recursos para impulsar proyectos productivos para ellas, especialmente para las jefas de familia.

Para las mujeres jóvenes también dijo que esta dispuesta a generar los espacios educativos suficientes para que accedan al bachillerato tecnológico y puedan cursar carreras técnicas que les den un mejor ingreso y la independencia económica para dirigir el rumbo de sus vidas.

Reconoció que muchas veces las mujeres que no cuentan con ingresos propios enfrentan situaciones de violencia, desde la económica y patrimonial, hasta la física cuando deben soportar malos tratos al ser dependientes económicamente de parejas que las agreden de distintas formas.

Esto puede cambiar con el apoyo de una diputada federal aliada de las mujeres, que entienda las necesidades que enfrentan y que conozca los caminos para satisfacerlas, gestionando los recursos y las herramientas necesarias para ayudarlas a salir adelante.

Esta es una tarea compleja, “muchas mujeres se me acercan y me dicen Linda, necesitamos trabajo, queremos estudiar, queremos que nuestras familias estén mejor, que tengan salud” y créanme, como mujer lo entiendo, no sólo por ser madre y esposa, sino porque he vivido en una familia donde mi madre fue un gran ejemplo de lo que es ser una mujer trabajadora y consiente de las necesidades de las otras personas.

Por ello me comprometo a que de llegar a la Diputación Federal, los siguientes tres años serán de trabajo a favor de las mujeres.