Línea Caliente

Por Edgar Hernández*   |

Cuitláhuac o Pepe… ¿Por quién votar?

 Repetidas alertas sobre una inminente derrota electoral del hijo del gobernador el próximo primero de julio, prevén violencia el primero de julio.

Hay desesperación en el gobierno de Miguel Angel Yunes tras el adelanto demoscópico del sector empresarial apoyado en las casas encuestadoras Berumen, Ipsos, así como el diario Reforma que dan ventaja al aspirante gubernamental de Morena, Cuitláhuac García Jiménez.

Ello sin considerar el “Efecto Peje” que eventualmente arrastraría a la ciudadanía a una votación masiva en favor del moreno.

Ello sin desestimar el asombroso cierre de Pepe Yunes quien en el día a día suma simpatías y un arrastre masivo que espera se traduzca en una victoria al conjuntarse el respaldo ciudadano indeciso con el voto duro de su partido, el PRI, que rebasa el millón de electores.

Habría que insistir en que al entorno de Pepe se suman el voto de confianza con el voto de castigo en contra del gobernador Miguel Angel Yunes Linares por tanto abuso de poder en menos de dos años, así como su pretendida imposición monárquica.

Mientras, en la casa azul, Miguel Angel Yunes Márquez no sale del asombro.

El candidato de la Coalición por Veracruz al Frente, del PAN, PRD, MC descalificó la encuesta nacional de los empresarios pues según él la metodología empleada “es una burla” y revela que alguien quiso quedar bien con Morena.

“Se trata de un chiste. Si tú ves es una encuesta de 800 muestras en Veracruz con un margen de error como de 10 puntos; eso es ridículo la verdad. Creo que tiene un sesgo político total, que alguien quiso quedar bien con Morena”, dijo tras asegurar que hay otras casas encuestadoras le dan hasta seis puntos.

Y acaso tiene razón salvo que las “otras casas encuestadoras” son las que tiene pagadas el Partido Acción Nacional que difícilmente lo pondrían en desventaja.

Habría que considerar además que la medición de Coparmex se hizo para la elección presidencial y para todos los estados en los que habrá elección de gobernador éste año, es decir, el trabajo lo realizaron junto con la Fundación “Este País”, en un ejercicio único en su representación, en su supervisión y transparencia”.

Pero además el sector empresarial nacional ofreció poner a disposición de investigadores académicos, partidos políticos y sociedad civil la base de datos, tanto para replicar el ejercicio, como para hacer uno propio.

Así que, por qué tendría que haber un localizado interés por bajar a Yunes Márquez si el trabajo es de carácter nacional y hasta donde se sabe esta mañana ni los otros presidenciables, ni los ocho estados restantes donde habrá elecciones han dicho que es un “chiste” el sondeo demoscópico.

A contrario han manifestado una gran preocupación por la sensible ventaja de Morena en todo el país.

Resulta por tanto de alerta máxima entre los cuarteles de campaña que con este levantamiento, la tendencia para Presidente de la República dé como ganador a Andrés Manuel López Obrador, con un 41.7 por ciento del total, mientras que Ricardo Anaya se queda a 20 puntos de distancia, con el 21 por ciento, en tanto que José Antonio Meade se ubica en el tercer sitio con el 13.6%.

Y para las gubernamentales la estimación es cinco de nueve… hasta el momento.

Esa es la realidad

Un apunte más con respecto a la elección para gobernador y los resultados de las encuestas aplicadas por instrucción de Coparmex: Veracruz es el estado más competido en cuanto a las gubernaturas que en disputa.

Ello daría lugar, sin escenarios fantasiosos, a considerar a Pepe Yunes como el competidor silencioso que podría entrar a la final en abierta disputa, no por la compra de votos como pretende el PAN, sino en votación masiva tal como lo pretende Cuitláhuac.

Por lo pronto las cifras y porcentajes que desde el 18 de enero colocaron a Yunes Márquez en abismal ventaja sobre Cuitláhuac y de Pepe se vinieron abajo tras las nuevas mediciones, las serias como las de Coparmex y Reforma, que se suman a las de la Presidencia de la República en cuanto a los alcances de Morena.

Acaso por ello es previsible que ante esa caída vertical de Yunes Márquez se acuda el día de la elección a lo que ya desde ahora se observa, la violencia, la intimidación y la compra masiva del voto ya cotizado hasta en siete mil pesos… ¡Sí! Siete mil pesos.

Se prevé además la utilización de la fuerza pública para obligar el voto –ya se observa en estos días a los policías pegando propaganda en los taxis-, la acción de manos criminales persiguiendo a las mujeres y cortándoles el cabello si aceptan las cuotas de Prospera o votan por Morena o el PRI, y brigadas de hombres agresivos amenazando y adelantando que habrá violencia el primero de julio.

Se la quieren robar.

Preocupa que no vaya a salir a las calles el ejército y la Armada de México a vigilar la jornada electoral. Más preocupa que los “chairos” en afán de defender las casillas repelan las agresiones creando estados de violencia generalizada.

En los últimos días Morena ha estado distribuyendo un panfleto en donde llama a la defensa del voto y “asegurar que en la votación gane AMLO, Cuitláhuac, diputados y senadores”.

“Sigamos convenciendo a los indecisos; desmintamos noticias falsas y amañadas; iniciemos pláticas en la fila del super, del Cablevisión, en los tacos, en el transporte, etc. para comentar la inseguridad, los fraudes, la pérdida de Pemex, lo caro de la electricidad, la corrupción… y pongámonos de acuerdo con nuestros vecinos y amigos para salir juntos a las casillas…”

Habrá un frente de Morena de cara a un frente del gobernador. Podrían salir chispas. Veracruz está caliente ¡Aguas!

Tiempo al tiempo.   

 

*Premio Nacional de Periodismo