• La nueva administración debe buscar formas para generar mayores ingresos si su objetivo es no aumentar impuestos, refieren expertos. 

Dainzú Patiño /  @DainzuP

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) – Viernes, 13 de julio de 2018.- Frente a la promesa de no incrementar el cobro de impuestos, el nuevo gobierno tendrá el reto de integrar a los trabajadores mexicanos a la formalidad para incrementar la base de contribuyentes y la llegada de ingresos a las arcas públicas, refieren especialistas consultados por Expansión.

“Ha habido avances en materia de recaudación con el uso de tecnología, pero no en materia de incrementar número de personas en la formalidad, ese será uno de los grandes retos para la nueva administración, considerando el compromiso del reparto de apoyos económicos”, dijo Roberto Colín, integrante de la Comisión Fiscal, del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM).

Datos al cierre de mayo del INEGI el empleo informal representó 56.9% de la población ocupada, esto significa que sus patrones no pagan impuestos por sus salarios, además de que no reciben prestaciones.

En otros casos, también hay empleados que son inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pero con ingresos menores a los que realmente les paga su patrón, con el objetivo de pagar menos aportaciones e impuestos por trabajador, refirió Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Ello explica, que se vea un mayor número de contribuyentes, pero menores índices de pago per cápita del impuesto sobre la renta.

En 2013, previo a esta reforma, 1.9 millones de contribuyentes (personas físicas y morales) pagaron 459,595 pesos de ISR per cápita. En 2017, 3.8 millones de contribuyentes pagaron 411,573 pesos, refieren cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Ese es el tipo de prácticas que se deben erradicar, además de eliminar otras prácticas ilegales como la emisión de facturas falsas, creación de empresas fantasma y evasión de impuestos en el extranjero”, comentó Villarreal.
El reto ha sido ya reconocido por el equipo económico de Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo de México.

El aumento en la inversión pública incentivará la generación de empleos formales, lo que ayudará a incrementar la base gravable, y por ende aumentará la recaudación, dijo Abel Hibert, asesor económico de López Obrador en entrevista con Expansión.

Por su parte, Carlos Urzúa, futuro secretario de Hacienda, refirió el viernes pasado, que durante la próxima administración se fortalecerán acciones para combatir la evasión de impuestos, específicamente de empresas que usan las normas diseñadas para cooperativas, con el objetivo de evitar el pago de impuestos por ganancias.

Fuente: EXPANSION