Un sacerdote suizo usó el dinero donado por sus feligreses para viajar al Mundial de Rusia 2018, donde participó en varias quinielas.

13 de julio de 2018  |

Fueron alrededor de 50 fieles a quienes este cura convenció para hacer depósitos, que en teoría, eran para ayudar a comunidades necesitadas de África. Con esos fondos, el padre viajó a Rusia, asistió a varios encuentros y realizó algunas apuestas.

Medios locales revelaron que la deuda contraída por el cura ludópata durante el Mundial ascendió a 1.4 millones de francos suizos (1.1 millones de dólares).

Durante su estancia en tierras mundialistas el sacerdote se sintió atormentado por la culpa y le envió mensajes a los afectados, confesando su estafa.

Antes de este incidente las autoridades religiosas ya estaban al tanto de la adicción del sacerdote, y aunque varias veces le ofrecieron ayuda él siempre la rechazó. Por mucho tiempo los fieles permanecieron ajenos a la situación.

Ahora el sacerdote irá a rehabilitación y aunque podría sufrir múltiples demandas, algunos de los creyentes estafados siguen profesándole admiración y le piden retomar sus actividades en el clero.

Con información de Excélsior | Noticieros Televisa