• LOS RESULTADOS DE MÉXICO SUBEN CON FUERZA Y COMPENSAN LA CAÍDA DE TURQUÍA

ÍÑIGO DE BARRÓN   |

Madrid 29 de Julio, 2018.- El BBVA ha obtenido un beneficio neto atribuido de 2.649 millones en el primer semestre de 2018, lo que supone un incremento del 14,9% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Todos los márgenes de la cuenta de resultados están a la baja, pero el beneficio sube por la menor necesidad de provisiones ante la mejoría de la morosidad. El banco se ha visto afectado por la caída del valor de las divisas con las que trabaja en relación con el euro. Sin esta variable, los márgenes hubieran subido.

En cuanto a los países, México ya supone el 37,3% del beneficio al ganar 1.208 millones, un 21% más. Le sigue en importancia España, con 793 millones, el 23% del total, que ha ganado un 19% más, en tercer lugar están los países de América del Sur, con 452 millones, un 30% más, y representan el 14% del grupo. Estados Unidos obtuvo 387 millones, un 36% más, y su peso es el 14%. La filial en Turquía ha ganado 373 millones, un 0,2% de caída, y su peso se reduce al 11,5%. Es la primera en muchos trimestres que desciende la aportación de Turquía al grupo.

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, ha atribuido el resultado registrado entre los meses de enero y junio al fuerte crecimiento de los ingresos recurrentes, derivado de los avances en la transformación digital. “Este es un muy buen trimestre, con una mejora notable de la rentabilidad y creación de valor para nuestros accionistas”, ha asegurado.

Por su parte, la tasa de morosidad se mantuvo estable en el 4,4%, la tasa de cobertura se situó en el 71% y el coste del riesgo cerró en niveles del 0,8%. Asimismo, los préstamos y anticipos a la clientela cayeron un 8% entre enero y junio, mientras que los depósitos a la clientela se decrecieron un 6,9%.

Desde el punto de vista de la solvencia, el BBVA logró un ratio de capital CET1 fully loaded (el de mayor calidad) proforma —que incluye la venta de BBVA Chile (cerrada en julio) y el acuerdo con Cerberus para reducir la exposición al negocio inmobiliario— se situó en el 11,4% a finales de junio, frente al 11,1% de un año antes. El beneficio por acción creció un 14% y la rentabilidad sobre el capital, ROE, se incrementó desde el 9,7% al 11,7%.

Desde el punto de vista de la digitalización, BBVA ha destacado que, al cierre del semestre, el 46% de sus clientes eran digitales, un 26% más que hace un año. El objetivo es finalizar el año en el 50%. En esta línea, un 38,7% de las ventas se realizaron a través de canales digitales, frente al 22,4% del año anterior.

Menos provisiones en España

En España, la actividad del banco generó un beneficio neto atribuido de 793 millones de euros, un 19,2% más que hace un año. El margen de intereses el primer semestre descendió un 1,5% en el año, hasta los 1.836 millones, por la menor contribución de operaciones de financiación a largo plazo con objetivo específico. Además, el margen bruto retrocedió un 4,7%, hasta 3.050 millones de euros. El incremento del resultado llega, al igual que en el grupo, por la fuerte caída de las provisiones, que disminuyen más de un 40% en el primer semestre. Los créditos descienden en un 0,8% y los depósitos en un 2,4%.

En cuanto al área inmobiliaria, el BBVA ha asegurado que reducirá prácticamente su exposición al negocio inmobiliario tras cerrar el acuerdo con Cerberus en el tercer trimestre del año. Al margen de ello, la exposición neta al sector inmobiliario al cierre del semestre se redujo un 33,2% frente a un año antes, hasta 5.855 millones de euros. Ha perdido 36 millones, un 80% menos.

Con todo, el resultado de BBVA en España, combinando la actividad bancaria y el inmobiliario, aumentó un 57,8% respecto al primer semestre de 2017, hasta 757 millones de euros.

Por su parte, los resultados de operaciones financieras (ROF) disminuyeron un 11,4% respecto al primer semestre de 2017, hasta un total de 282 millones de euros, a la vez que los gastos de explotación se situaron en 1.644 millones, un 4,1% menos.

La tasa de mora en el negocio bancario español fue del 5,2% al cierre de junio, frente al 5,5% de diciembre, con una cobertura del 57%.

Fuente: EL PAIS